6 noviembre, 2012

Sinister

Sinister

**

Público recomendado: Adultos

Aunque la conexión entre Sinister y Paranormal Activity (Oren Peli; 2007) Insidious (James Wan; 2010), se limite a la coincidencia entre el nombre de algunos productores (lo que en principio no tendría por qué afectar a la cuestión creativa), sí que es cierto que como se ha publicitado –“de los productores de…”-, Sinister comparte diversos puntos en común con las películas de Oren Peli y James Wan.

Como en aquellas terroríficas propuestas, Sinister nos propone una inquietante historia que gira en torno a una siniestra deidad demoníaca. Es decir, nada de espíritus al uso o de demonios convencionales, se trata de una mitología creada para tal efecto. También como en Paranormal Activity y en Insidius, Sinister sitúa el terror en el centro mismo del hogar, allí donde el hombre se siente más seguro, en torno a los suyos, rodeado de su familia. De hecho, la familia y la destrucción de la misma se erige como el elemento fundamental de terror sobre el que gira la película de Scott Derrickson. Y es que, lo verdaderamente terrorífico de Sinister no es el extraño enigma que se nos plantea en torno a las misteriosas muertes de núcleos familiares al completo como el hecho de comprobar cómo el mal irrumpe en la seguridad que nos proporciona un entorno familiar para detonarlo desde su corazón.

Sinister viene escrita y dirigida por Scott Derrickson, antaño un guionista de tercera encargado de poner algo de orden en títulos como Leyenda Urbana 2 (Urban Legend 2; John Ottman, 2000) y Hellreiser: Infierno (Hellraiser: Inferno; Scott Derrickson, 2000) –que también dirigió- hasta que consiguió colar su nombre entre los créditos del film de Win Wenders, Tierra de abundancia (Land of Plenty; 2004) -Derrickson figura como argumentista- y de ahí,  su salto a la gran superproducción de Hollywood con la estimable El exorcismo de Emily Rose (The Exorcism of Emily Rose; Scott Derrickson, 2005). Tras el resbalón que supuso Ultimátum a la Tierra (The Day the Earth Stood Still; Scott Derrickson, 2008) -desconozco las circunstancias del film pero seguramente se trate de un largometraje de encargo-, Derrickson parece haber corregido su rumbo con una película pequeña, correcta, bien hecha, con las pretensiones justas y sobre todo, como película de terror que es, efectiva.

Puede que Sinister no se la juegue tanto y no llegue a los extremos de riesgo que si osaron Paranormal Activity e Insidius, pero bien merece la pena acercarse al film de Derrickson con la honestidad que se merece. La película no engaña a nadie, no pretende dar gato por liebre y ofrece un ejercicio de suspense y terror digno de valorar en su justa medida con algunas ideas visuales ciertamente admirables. Ethan Hawke está ciertamente convincente como vanidoso padre de familia que lleva a su mujer e hijos a la misma boca del infierno obcecado por obtener un éxito literario más y su personaje, con diferencia el más trabajado, resulta verosímil, un tanto simple si se quiere, pero verosímil al fin y al cabo.

Por lo demás Sinister es una película que se deja ver sin esfuerzo alguno. Cumple con lo prometido sin ser demasiado tramposa (algunos efectos sonoros para provocar el susto de rigor la delatan) y mantiene el suspense de una historia que no por previsible (y aquí reside buena parte del mérito del film) pierde su interés. Film no apto para almas sensibles y perfecto para los fans del género.

Ramón Monedero

 

Ficha técnica:

(Estados Unidos, 2012)

Dirección: Scott Derrickson

Interpretación: Ethan Hawke (Ellison Oswalt), Juliet Rylance (Tracy), James Ransone (Alguacil), Fred Dalton Thompson (Sheriff), Michael Hall D´Addario (Trevor), Clare Foley (Ashley).

Duración: 110 min.

Género: Terror.

 

Comentarios