2 septiembre, 2014

Series TV – Juego de Tronos

Series TV – Juego de Tronos

La primera vez que recomendamos Juegos tronos, creada por David Benioff y D. B. Weiss,  no pensábamos que el éxito iba  a ser tan rotundo, ni  que un actor de pequeña estatura como Peter Dinklage se iba a convertir en un sex symbol.

Esta serie va por la cuarta temporada y para el rodaje de la quinta se ha estudiado la posibilidad de que en algún lugar de Sevilla sea utilizado como escenario para algunos episodios. Nosotros, en este caso, analizamos la segunda y tercera temporada que sigue la línea de que hemos explicado con anterioridad. La trama política es de una gran complejidad y una profundidad inigualable, aunque se olvida el lado más sensible del ser humano, pues la crueldad de algunos personajes roza el sadismo, en especial, el  rey Joffrey de la saga de los Lannister. El personaje que más entusiasma es el del enano (Tyrion Lannister) porque poco a poco va evolucionando, siendo consciente del papel que juega en la consecución del mayor  beneficio para él mismo y para la corona gracias a su inteligencia.

Entre las debilidades de este sobresaliente producto de épica fantástica con tintes dramáticos. Destacan tres por encima de todas. La primera las explícitas escenas de violencia, que salpican todos los capítulos, no soportable para todos los estómagos. La segunda sería el modo en que escenas de cama muy gráficas, por cierto, rompen momentos cruciales de alguna que otra trama. Algún crítico televisivo ha reconocido que están muy forzadas y colocadas de manera indiscriminada sin que vengan a cuento. A lo que  habría que añadir que suelen más bien buscar el morbo con la intención de ganar  audiencia a toda costa. La tercera y última  es, como habrán podido imaginar, el modo tan extraño de matar personajes que no permite que te encariñes con ningún personaje. Y es que no les exagero si les digo que muere hasta el apuntador.

Sin embargo, no todo es negativo en este universo surgido de la mente del escritor George R. R. Martin porque los diálogos y batallas son de  una calidad extraordinaria.  La familia Stark, formada por guerreros valientes y sencillos que controlan el reino de Invernalia, transmiten cierta esperanza en un mundo deshumanizado. El hijo menor de Ned Stark, a pesar de su insignificancia, parece estar destinado a algo importante, demostrando gran sabiduría para dar a cada uno lo que se merece. La madre  de este chico tiene un claro  sentido del deber. Por otra parte, también explica el significado del compromiso frente a relaciones que simplemente resultan hedonistas. Cambiando de tema, el mejor amigo de Jon Nieve, un personaje sencillo y poco dotado físicamente, parece de los pocos hombres de cierta ética sin ambigüedades, ya que se muestra crítico con las acciones inmorales del Rey del norte, jugándose la vida para salvar a la mujer de la que está enamorando y protegiendo la vida de su hijo en un lugar, donde la vida de un bebé parece no tener demasiada importancia. Jon Nieve parece ser fiel a sus promesas, actuando como una especie de caballero templario, aunque no exactamente. Finalmente, llama la atención como los personajes  se relacionan con la trascendencia, ya que la mayoría manifiestan su  politeísmo, si exceptuamos al Reino del hierro en la que parecen creer en un  sólo Dios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies