1 julio, 2019

Maigret

Maigret

Según los expertos en libros, George Simenon es uno de los grandes escritores de la literatura universal en lengua francesa, conclusión con la que coincido como gran aficionado a la lectura y seguidor de la obra del citado autor. Este prolífico escritor
publicó más de 200 novelas de calidad contrastada. Por sus escritos más intimistas fue elegido como miembro de la Academia Real de Bélgica a pesar de haber abandonado los estudios en secundaria. Este escritor llevó una vida bohemia. Sin embargo el
Comisario Maigret representa todo lo que él hubiese querido ser, al menos esa es la impresión que tengo, un hombre enamorado de su mujer que disfrutaba con reuniones con sus compañeros de trabajo mientras tomaba unas cervezas y con valores ciertamente positivos que guardan gran similitud con los representados en esta nueva miniserie. La productora británica ITV está detrás de este proyecto televisivo, aunque lo canceló al final de la segunda temporada.

El caso es que a finales de 2018 Televisión Española la estrenó en España. Los dos primeros episodios de los que consta son de un profundo interés antropológico y han sido adaptados por Stewart Harcourt. Los dos capítulos que hoy analizamos son como dos largometrajes de 90 minutos de un nivel de producción notable, que pueden verse en la plataforma Filmin.

El encargado de dar vida al detective, que más veces ha sido llevado a la pantalla grande y la televisión, ha sido Rowan Atkinson, recordado por su popular personaje de Mr. Bean, cambiando totalmente de registro con una interpretación cargada de matices y alejado de histrionismos. Estas dos historias tienen un ritmo adecuado que trata de mantener la intriga hasta el último tercio de la trama, pues las novelas de George Simenon se diferencian de las de Agatha Christie, en qué se le da más importancia a descubrir las razones que llevaron a la persona a cometer el asesinato que a la trama de investigación. Este detective lleva una vida familiar. Le gusta estar con su mujer a la que respeta y con la que se entiende a la perfección. De algún modo nos sugiere que un matrimonio debe ser una sola carne y que la fidelidad tiene su importancia.

El Comisario Maigret se introduce en el alma de víctimas y verdugos para comprender cómo piensan y sienten o cómo viven o bajo qué circunstancia se ven obligados a delinquir. En una de las escenas, éste tiene un detalle humano, un gesto generoso, no
poniéndose del lado del delincuente, ya que siempre busca la verdad, sino para distinguirse mostrando su lado más humano con un gesto generoso. En otra escena, el comisario aparece como un convencido provida y facilita la posibilidad de la adopción a una familia que no pudo tener hijos, compadeciéndose de ellos, pues piensa que un hijo no reconocido se merece una vida mejor. El citado policía saber ponerse en el lugar de ese matrimonio, pues él tampoco tiene hijos y sufre por este tema. Para este hombre, la amistad tiene mucha importancia ya que este Comisario, tiene un equipo de leales agentes de la ley que le apoyan y arropan tanto por su talento como por sus sólidos principios, desenmascarando a falsos culpables y peligrosos psicópatas, pues es un profundo conocedor de la condición humana, intentando entender porque una persona
por ejemplo es capaz de proteger o encubrir a un delincuente o como la envidia no dominada puede tener graves consecuencias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies