28 mayo, 2019

State of the Union

State of the Union

El director Stephen Frears ha dado muestras de su talento con notables producciones ambientadas en Inglaterra. Suenan títulos como The Queen, Filomena o La reina Victoria y Abdul. Sin embargo, se decanta por el mundo de la televisión en esta ocasión. Este realizador, respaldado por la productora See Saw Films para Sundance TV nos ofrece una mini serie cómica de 10 capítulos de unos 10 minutos aproximadamente. El argumento gira en torno a un matrimonio en crisis como consecuencia de una infidelidad por parte de ella, que se toma una cerveza todas las semanas antes de entrar en una terapia con el psicólogo para intentar salvar el matrimonio.

El mayor peso dramático recae fundamentalmente en la nominada al Óscar Rosamund Pike y un buen actor, aunque más desconocido para el público, como Chris O´Dowd. La pareja de intérpretes se entienden a la perfección y existe una química que recuerda a los grandes actores del cine clásico. Algunos de nuestros lectores se preguntarán si es posible desarrollar en una trama de una serie de televisión en 100 minutos y que tenga un inicio, un desenlace y un final brillante y en capítulos de tan solo 10 minutos, consiguiendo enganchar al espectador. La respuesta es afirmativa. La clave se encuentra en la coordinación entre el cineasta y el solvente guionista, Nick Hornby, que ha firmado el libreto de películas como Alta fidelidad, An education, Brooklyn o Alma salvaje. Todo se desarrolla en la mesa de un pub en la que cada episodio se va enganchando con el anterior que termina con un potente giro argumental generalmente muy simpático.

Los protagonistas van conversando sobre el día a día en la que se entremezclan temas intrascendentes, cargados de humor, con otros de hondo calado propios de la relación de una pareja como por ejemplo las relaciones sexuales, la convivencia o los hijos. Los protagonistas se plantean que les ha llevado a distanciarse o el porqué se están acercando poco a poco. Vamos viendo si son o no capaces de salvar el matrimonio, mientras hacen balance de su vida. Se trata de una apuesta para intentar solucionar una
problemática, donde surgen palabras como esperanza, sentimiento de culpabilidad; ganas de perdonar y ser perdonado. El matrimonio anciano, que aparece casi de modo anecdótico, nos viene a decir que todos los esfuerzos para limar asperezas en el matrimonio merecen la pena y son positivos para alcanzar la felicidad. La prueba de esa profundidad de la que estamos hablando es que una de las conclusiones a las que llegan los protagonistas es que se dan cuenta de que el amor de entrega, el amor de ágape, y la voluntad de seguir deben tener más peso que dejarse guiar sólo por los sentimientos, que duran lo que duran, y que pueden provocar confusión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies