21 diciembre, 2020

Todas las criaturas grandes y pequeñas

Todas las criaturas grandes y pequeñas

Crítica

Público recomendado: +6

Una vez más una producción televisiva británica vuelve a dar la campanada como, en este caso, al adaptar nuevamente en formato televisivo el libro del popular escritor James Herriot que, tantas adaptaciones televisivas y cinematográficas, ha recibido. Este producto televisivo de bella factura cuenta las propias vivencias de este señor como veterinario en la vida real.

El caso es que varios realizadores se han encargado de narrar las andanzas de este profesional en el mundo rural para una miniserie de 6 episodios de duración. El resultado ha sido una serie de televisión, emitida por Channel 5 Television, que es  amable, sencilla y positiva, titulada Todas las criaturas grandes y pequeñas (un remake de 1978) y que ha sido una de las más vistas en Gran Bretaña , pues ha obtenido, nada más y nada menos, que cinco millones de espectadores de media.

El trabajo de  Andy Hay, Metin Hüseyin y Brian Percival, como en todas las producciones de estas características, está muy logrado. Hay química entre los actores. El humor hace acto de presencia cada dos por tres para suavizar las escenas de mayor intensidad dramática. Los temas están tratados con profundidad y la suficiente elegancia como para que padres e hijos disfruten de su visionado sin que se encuentren en situaciones incómodas que les puedan poner en un aprieto educativo o no deseado.

La caracterización de los personajes está muy conseguida. El dueño de la clínica es un cascarrabias con buen corazón, mientras que su hermano es un caradura que pone contrapunto humorístico. Por otra parte, el ama de llaves actúa como una madre para todos. Se presenta como una persona de fe, que intenta guiar y ayudar a los protagonistas en un segundo plano. Incluso en uno de los episodios invita a uno de ellos a una celebración Eucarística. El protagonista (Nicholas Ralph) es un veterinario con cierto toque inocente, que tiene que aprender el oficio, pero que en seguida se convierte en el cómplice del espectador que se encariña con su bondad y capacidad de sacrificio. Finalmente, esta serie nos hace reflexionar sobre la vocación profesional de una persona que ama su trabajo y que se esfuerza por ayudar a humildes ganaderos para que su trabajo con los animales no quede en balde.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad