23 abril, 2020

The Mandalorian

The Mandalorian

Crítica

Público recomendado: + 10

Los que tenemos cierto cariño por la trilogía original de La Guerra de las Galaxias, surgida de la mente de George Lucas,  que se inspiró claramente en la novela Dune de Frank Herbert, a finales de los 70 y principios de los 80, estamos muy contentos de esa vuelta a los orígenes, ya que formó parte de nuestra infancia. El polifacético John Favreau, recordado por haber dirigido las nuevas versiones de El libro de la selva, El rey león y por las 2 películas sobre Iron man, se ha convertido en el creador y guionista principal de una serie que vuelve al nivelazo de esas películas protagonizadas por Harrison Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher. Esta serie, The Mandalorian, consta de 8 capítulos de 40 minutos como mucho, que están siendo mano de santo y  sirviendo como bálsamo para hacer más ameno el confinamiento por su carácter familiar, puesto que este tipo de productos no suelen abundar en las plataformas habituales.

La serie arranca como un thriller, cuya intriga se mantiene hasta el final para ir evolucionando a un space-western con referencias bastante acertadas a las grandes cintas del género como Por un puñado de dólares de Sergio Leone; Solo ante el peligro, protagonizada por Gary Cooper; Los que no perdonan de John Huston, presentando, por otra parte, claros guiños fordianos como por ejemplo a la película: Los Tres padrinos, protagonizada por John Wayne (feo, fuerte y formal), que, como dato curioso, nació protestante, pero murió católico. Las escenas de mayor intensidad dramática se combinan con escenas de acción brillantemente filmadas, salpicadas de momentos de ternura y humor. Las voces de doblaje escogidas para este producto televisivo no pueden ser mejores. Por cierto, la banda sonora apunta maneras, anoten el nombre de este compositor Ludwig Göransson. El único pero que se le puede poner a la serie es cierto abuso de escenas ambientadas en la noche y escasemente iluminadas, lo que resulta incómodo por no decir molesto.

El argumento gira en torno a un cazarrecompensas (el secundario de lujo más querido de la saga) que tiene el encargo de trasladar a un diminuto ser que solo utiliza sus dones para un buen fin. La producción invita a reflexionar sobre cómo incluso los tipos más insensibles pueden ablandar su corazón ante la inocencia y la fragilidad de un bebé que transmite ternura. Por otra parte, esta serie marca de la casa, vuelve a mostrar el lado mesiánico y trascendente de un individuo, inclinado hacia el bien destinado para liderar, sin alharacas, algo grande desde la sencillez y en silencio. Otros dos valores a destacar serían el de la importancia de cumplir la palabra dada y el del valor de la acogida tan presentes en toda la trama.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad