12 marzo, 2021

Bruja Escarlata y Visión

Bruja Escarlata y Visión

Crítica

Público recomendado: +10

La todopoderosa Disney ha puesto en situación de privilegio, al promocionar la serie de Marvel, Bruja Escarlata y Visión, ya que ha sido anunciada a bombo y platillo gracias a  su poderío económico, aunque consideramos esta producción como un bluf, pues ha decepcionado tanto a mayores  como a pequeños, que esperaban mucho más y que se han quedado un tanto decepcionados. De hecho, en uno de los canales promocionales de la compañía se podían ver, casualidades de la vida, solo los notables tres primeros episodios que junto al noveno (lógicamente este último no se incluía) son los únicos que merecen la pena.

Bruja Escarlata y Visión ha sido creado por Jack Schaefer, constando de nuevo episodios de 30 minutos de duración. Esta producción televisiva es una sitcom, dirigida por Mark Shakman, especializado en trabajos para la pequeña pantalla. Sin embargo, las risas de los primeros capítulos se van transformando en llanto y en una especie de thriller de intriga y acción.

Justo después del visionado al completo, fui preguntando a las personas que habían accedido a la plataforma Disney. Todos coincidieron en señalar que en el momento en el que se pasa del típico tono de comedia, propio de este formato televisivo, al drama y a la acción, la sensación es de decepción y aburrimiento porque la gracia consistía en ver a esos queridos personajes de Marvel, situados en las distintas épocas que se homenajean, así como los distintos tópicos humorísticos de cada una de ellas.

Esta serie nos obsequia con diferentes guiños a producciones televisivas como Embrujada, La tribu de los Brady, Los problemas crecen o  Modern Family. Los actores, en algún momento, derriban la cuarta pared para conectar con el público. En mi modesta opinión, yo hubiera potenciado al máximo esa faceta cómica de sus protagonistas, dejando la trama de intriga en un segundo plano hasta el capítulo final.

En cuanto  a los valores que transmite esta miniserie, destacamos por encima de los demás en el elogio,  que se hace sobre todo sobre la institución familiar y lo importante que es para la vida de Wanda (Elisabeth Olsen), su marido (Paul Bettany) y sus hijos, pues son muy necesarios en su concepto de felicidad. Para la protagonista, el fin no debe justificar  los medios, aunque al principio no es totalmente consciente de ello, no obstante lo va madurando por lo que toma decisiones drásticas cuando se da cuenta del pastel o la villana de turno le refresca la memoria. Otro punto fuerte de este trabajo televisivo  es que se observa que  hay un gran y sacrificado gesto por  la libertad, ya que no todo vale para lograr nuestros propósitos lo que puede suponer un coste personal.

Por último, al tratarse de una máquina con sentimientos como Visión, se abre el debate sobre si las máquinas llegarán a pensar y a sentir verdaderamente como seres humanos o si es posible enamorarse de un robot por mucho que su forma de ser se asemeje en apariencia a la de una persona.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad