6 octubre, 2019

Festival de San Sebastián 2019

Festival de San Sebastián 2019

Durante los primeros días de la semana que duró el Festival de cine de San Sebastián 2019, el sentir general era que no había ninguna película de la Sección oficial que destacara especialmente. Era el comentario no solo en las salas de prensa del Kursaal sino en comercios, cafeterías y tabernas. No había más que ver, cada mañana, el resumen de las puntuaciones otorgadas por los enviados de los periódicos de ámbito nacional, fluctuantes y no muy altas. Las “quinielas” sobre las ganadoras resultaban, pues, muy difíciles. Era lógico que la decisión, cualquiera que fuera, del Jurado acabara sorprendiendo a muchos, como así ha sucedido, porque no había realmente una clara candidata a la Concha de Oro.

Finalmente, el máximo galardón ha sido para una cinta brasileña, Pacificado, de Paxton Winters, que, además de la “Concha de Oro” ha recibido el “Premio especial del Jurado”, la “Concha de Plata al mejor actor” y el “Premio del Jurado a la mejor fotografía”. El film está bien ejecutado, aunque el pulso narrativo se altera en algún momento con acciones paralelas que quieren mostrar distintos aspectos de la vida en las favelas de Río de Janeiro. Es una película dura, pero llena de valores humanos, como la capacidad de regeneración, la paz por encima de la violencia, la familia, la generosidad… El mismo título, Pacificado, ya condensa en una sola palabra por donde va la trama. El mensaje final de la historia es que al mal se le vence con el bien.

SIGNIS, la Asociación internacional de medios de comunicación y cine católicos, ha concedido el premio a otra película también impregnada de valores, Rocks, de la británica Sarah Gavron. La historia gira alrededor de un personaje femenino humanamente muy rico, una adolescente de color, apodada Rocks por su capacidad de resistencia a la adversidad. Cuando es abandonada por su madre, con sus pocos años, debe asumir la responsabilidad de cuidar de Emmanuel, su hermano pequeño. La energía que necesita para luchar por proteger al pequeño procede del amor y la generosidad incondicionales de su corazón. Su grupo de amigas del colegio, chicas de procedencias raciales, culturales y religiosas distintas, son capaces de una solidaridad ejemplar y se convierten en el apoyo de Rocks.

También el Jurado de SIGNIS ha otorgado una mención a Próxima, de la alemana Alice Winocour, que ha obtenido también el “Premio especial del Jurado” en el palmarés oficial. La película tiene una mirada reivindicadora sobre la igualdad de derechos y obligaciones del hombre y la mujer a la hora de optar por el trabajo al que se sienten llamados y de organizar la familia. En este caso, se trata de una astronauta que no renuncia a su viaje a Marte aunque suponga un año sin ver a su hija. El padre deberá ocuparse de ella. La protagonista ama su trabajo, pero eso no hace que deje de ser una buena madre, muy unida a su hija.

La “Concha de Plata a la mejor dirección”, el “Premio del Jurado al mejor guion” han ido a parar a una película española, La trinchera infinita, de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga. El palmarés de esta 67 edición del Festival de cine de San Sebastián se completa con la “Concha de Plata a la mejor actriz”, concedida ex aequo a Nina Hoss por The Audition y a la española Greta Fernández por La hija de un ladrón.

Mª Ángeles Almacellas

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad