9 octubre, 2020

Flesh and blood

Flesh and blood

Crítica

Público recomendado: +16

La lista de escritores británicos y directores en lo que al género detectivesco y de suspense se refiere, resulta interminable. Flesh and blood es otra razonablemente buena entrega del tema en cuestión, aunque más que en el género detectivesco lo podríamos ubicar en una especie de culebrón de enredo e intriga de cómo son las relaciones de pareja y sus familiares, donde la realidad supera la ficción. Sin embargo, en este caso había que decir que la ficción supera a la realidad. Esta miniserie consta de 4 episodios de unos 45 minutos de duración que recuerda a las novelas de misterio, centradas en las relaciones sentimentales, creadas por la escritora, Ruth Rendell, en la que se muestran los aspectos más oscuros de la condición humana.

La plataforma Filmin ha apostado por esta producción televisiva, dirigida por Louise Hooper, basado en el trabajo de la guionista de La joven Jean Austen, Sarah Williams. Esta serie cuenta la historia de una mujer que lleva unos años viuda que conoce a un señor que aparentemente le quiere de verdad, pero que, por su peculiar forma de ser, es cuestionado por sus tres hijos que no ven con buenos ojos esa relación. El trabajo de los actores es marca de la casa británica y la directora ha acertado con Francesca Annis por la profundidad de su mirada y los conocidos del público español como Imelda Staunton y Stephen Rea.

La realizadora de la serie juega con el público para que la intriga se mantenga hasta el último segundo del episodio final, incluyendo varios giros argumentales en cada uno de ellos con los que sorprender al espectador y tenerlo completamente enganchado. Flesh and blood es una producción con marcado acento británico que no defrauda a nadie y es que, en este caso, describe la forma de vivir del mundo occidental que se ha olvidado de sus creencias y ha perdido la moral y la ética porque esas relaciones están vinculadas a comportamientos hedonistas, aunque no todas. Por otra parte, esta producción deja claro que los celos y la envidia destruyen a la persona por dentro, llevándoles a superar ciertos límites que de otra manera no hubiesen sido rebasados.

Finalmente, los que son seguidores de la novela negra y producciones de intriga coincidirán conmigo que como le pasa a Woody Allen en sus tramas de misterio un pequeño detalle, el de la víctima o de la del verdugo, es suficiente para que la justicia se incline por un lado u otro de la balanza.

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad