23 septiembre, 2022

Hacks

Hacks

Crítica

Público recomendado: + 18

Hacks (HBO Max) relata la forzada convivencia laboral y personal entre una legendaria cómica de Las Vegas, Deborah Vance (Jane Smart), y Ava (Hannah Einbinder), una joven escritora de veintitantos. La asociación es “forzada” por Jimmy (interpretado por el co-creador Paul W. Downs), el agente que lleva sus respectivas carreras, que tiene que engañar a ambas para lograr que se reúnan. La diva debe “rejuvenecer” sus gags para mantener su status y su carrera y Ava no encuentra trabajo porque acaba de ser cancelada socialmente por un par de bromas subidas de tono en Twitter.

La serie ciertamente trata sobre la feroz industria del entretenimiento en Estados Unidos, lo que les ocurre a las mujeres en el mundo de la comedia tanto cuando envejecen, como cuando están empezando. No obstante, muy al estilo clásico, el atractivo de la misma es fruto de la relación antagónica entre las dos protagonistas, el choque cultural y generacional que se produce entre ellas, y en que comparten un momento simultáneo de crisis vital.

Los creadores de Hacks, Lucia Aniello, Paul W. Downs y Jen Statsky, toman, por tanto, una premisa muy usada y la elevan a través de una ejecución ágil y aguda, en la que la brusquedad de los gags cómicos se equilibra con la gravedad de la narración.

Es cierto que, tanto por los diálogos como por el enfoque moral de las temáticas que ofrece, no se trata de una serie familiar ni modélica, pero sí de un retrato de la realidad ideológica que nos circunda, de la cultura woke, especialmente encarnada por Ava, en contraposición con la visión nada políticamente correcta de Deborah.

Ava, a caballo entre la generación millenial y la Z, es un libro abierto, llena de inseguridades. Aunque es talentosa, la impulsividad y el consumo de alcohol y drogas acaban jugándole malas pasadas llegando al autosabotaje personal y profesional.

Deborah, por su parte, muestra la seguridad de una persona rica y veterana en su profesión, pero es prácticamente opaca a la hora de expresar y desvelar sus debilidades, sus verdaderos pensamientos y sentimientos. Bajo esa fachada se esconde una mujer profundamente traumatizada desde hace años, cuando su marido le dejó para irse con su hermana. Aunque como humorista y empresaria logró resurgir, para lograrlo ha sacrificado su vida personal, que actualmente está vacía. Ni siquiera mantiene una relación funcional con su hija, ya que como madre soltera trabajadora fue fehacientemente negligente.

En la primera temporada, las dos mujeres comienzan a trabajar en la creación de un monólogo actualizado para Deborah. La veterana tendrá que ceder frente a Ava y adaptarse a su visión de un humor más de tipo introspectivo, en lugar de hacer “lo de siempre”, esto es, centrarse simplemente en que el público se ría.

A través de este ejercicio, Vance se atreve a ahondar en sus heridas, al mismo tiempo que, a pesar de que trata de disimularlo la mayor parte del tiempo, llega a confiar, a estimar y a velar genuinamente por su empleada. Por su parte, la joven escritora, después de sufrir todo tipo de humillaciones por parte de su jefa, descubre la historia real detrás de la estrella y comienza a admirarla y a empatizar con ella.

Así, el triunfo de la serie reside en el drama humano que viven estas dos personas, en el proceso de descubrir quién es el otro y en la manera en la que logran darse cuenta de que ambas se necesitan profesionalmente y de que, con sus más y sus menos, han construido una relación humana auténtica.

Todo ello gracias, por supuesto, a la labor interpretativa de las dos actrices. Aunque Smart tiene sin duda más peso, juntas forman una extraña pareja eficaz y singular. La serie funciona espléndidamente, debido a un estupendo guion y construcción de personajes, como una comedia del mundo del espectáculo, una comedia sobre los cómicos y una comedia de personajes, que además de divertida, presenta momentos duros a la par que enternecedores.

En definitiva, Hacks combina el ingenio agudo con una gran dosis de realismo y emoción, la sensibilidad de la comedia de situación con el drama contemporáneo.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad