7 noviembre, 2021

Historias para no dormir

Historias para no dormir

Crítica

Público recomendado:+14

Los más viejos del lugar todavía recuerdan con cariño la serie de miedo e intriga Historias para no dormir, protagonizadas por el actor Narciso Ibáñez Menta, padre del creador. Como dato curioso, este señor era un genio del maquillaje, sorprendiendo a todos sus compañeros de reparto en cada intervención, pues venía maquillado de su casa, donde tenía un arsenal de material para transformarse en el personaje de turno (narices, orejas, bigotes, disfraces…). Esta serie fue escrita y dirigida por el “monstruo” televisivo Narciso Ibáñez Serrador de cuya mente salió el mítico programa Un, dos, tres o Waku Waku y realizador de una de las películas más inquietantes del género del terror a nivel mundial, que se titulaba: ¿Quién puede matar a un niño?, basada en la novela de Juan José Plans  (autor del mítico programa de RNE: Historias) El juego de los niños. Chicho Ibáñez Serrador era un profundo admirador del género de terror. De hecho, entre sus lecturas favoritas se deduce que se encontraba el escritor americano Edgar Allan Poe. El caso es que el espíritu de este genio del mundo de la televisión parece que sigue vivo porque directores tan consolidados como Rodrigo Sorogoyen o Paco Plaza, así como el escritor y guionista Manuel Jabois resucitan la popular serie: Historias para no dormir con muchos más medios, tratando de mantener la esencia de Chicho.

Esta primera parte consta de 4 episodios de 60 minutos de duración que pueden verse de modo independiente a través de la plataforma de Amazon, pues las historias nada tienen que ver las unas con las otras como ocurría con series de temática similar como Dimensión Desconocida muchas de ellas escritas por Richard Matheson, autor de El hombre menguante y Soy leyenda; Alfred Hitchcock presenta o la más reciente Black Mirror.

La primera de ellas se titula Asfalto y ha sido dirigida por Paula Ortiz y escrita por Rodrigo Cortés y Manuel Jabois, que adaptan el cuento de Carlos Buiza. Su arranque es simpático y todo se torna en angustia y misterio cuando su protagonista Daniel Rovira se queda atrapado en una carretera de una ciudad española que podría ser Madrid.

La segunda responde al nombre de El doble. La dirige Rodrigo Sorogoyen y nos invita a la reflexión sobre el uso de la ciencia sin ética y sus consecuencias, así como el peligro de jugar a ser dioses.

La cuarta, La broma de Rodrigo Cortés, está protagonizada por dos extraordinarios intérpretes: Eduard Fernández y Nathalie Poza de un inquietante thriller, intercalado con buenas dosis de humor.

En líneas generales, la ambientación de la serie inspirada en la obra de Narciso Ibáñez Serrador está muy lograda, pero las historias no llegan a funcionar del todo bien o, al menos, esa es mi sensación. Quizás, la historia más lograda de todas es la titulada: Freddy es la que el actor Carlos Santos da vida brillantemente al citado productor televisivo, ofreciendo una versión adulta de Chucky, el muñeco diabólico y películas de corte similar similares como algunas historias de la saga: El expediente Warren. Por cierto, todo queda en familia gracias al cameo de Alejandro Ibáñez, hijo del citado homenajeado. Se trata de una historia, dirigida por Paco Plaza, recordado por la saga de culto: Rec, marcada por la tragedia como toda buena historia del género de terror como ocurrió con La profecía y Poltergeist, pues hace referencia a una película maldita de Chico Ibañez Serrrador, de título homónimo, inspirada en genios del género de terror a la italiana como Mario Bava y Darío Argento.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad