Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Los crímenes de Port Talbot

Crítica

Público recomendado: +16

Gran Bretaña es un país que parece especializado en miniseries de gran nivel independientemente del género que trate, captando la atención del espectador acertadamente en innumerables ocasiones.

Si hace un par de años recomendamos Justicia sobre una tragedia producida en un estadio de fútbol británico, en esta ocasión le toca el turno a la miniserie de 4 capítulos de unos 60 minutos, que se titula Los crímenes de Port Albot, basada en hechos reales. Este hecho, que conmocionó a la población ubicada en las islas británicas, pudo resolverse gracias a las muestras tomadas de componente genético, ya que 40 años después del crimen pudieron ser cotejadas gracias el estudio del ADN de los sospechosos.

La historia gira en torno a un detective, que tiene un sentimiento de culpa por no haber dado con el asesino de 2 chicas de 15 años en los años setenta. Sin embargo, la investigación se reactiva muchos años más tarde con lo que podrá quitarse esa espina clavada en su corazón.

Su director, Mark Evans, dosifica sabiamente  la información, mientras se entrecruza una sólida historia de amor entre el protagonista y su mujer en las alegrías y las penas, una relación basada en la complicidad amorosa  y detectivesca para resistir las ausencias y comprender mejor la labor de un tenaz detective. La historia transcurre en dos tiempos, presente y pasado. El realizador nos ofrece buenos y sugerentes encuadres, así como juega con el espacio tiempo, mediante el uso de una serie de flashback que nos permiten conocer la forma de trabajar de la policía en dos épocas distintas en un caso tremendamente mediático.

Finalmente, esta producción se plantea a través de algunos personajes si ese ético o no desenterrar a un sospechoso fallecido para que una investigación forense pueda determinar quién fue culpable y para que, por otra parte, las familias afectadas puedan descansar y conocer la verdad, sabiendo que unos agentes de la policía nunca les abandonaron hasta determinar quién fue el asesino.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad