23 paseos

  • Rating

Movie Details

Título original
23 Walks
Director
Paul Morrison
Géneros
Drama, Romance
Sinopsis
Dave (Dave Johns, Yo, Daniel Blake) y Fern (Alison Steadman, Secretos y mentiras) son dos desconocidos de cierta edad que han sufrido por circunstancias de la vida. Se conocen mientras pasean a sus perros y, a lo largo de veintitrés paseos, florece un romance entre los dos. Pero ni Dave ni Fern han sido del todo honestos el uno con el otro y su futuro puede verse comprometido por los secretos que se han guardado.
País
Duración
1 h 42 min
Estreno
30 julio 2020
Certificación oficial
Reparto
Dave Johns, Alison Steadman, Graham Cole, Bob Goody, Marsha Millar, Oliver Powell, Natalie Simpson, Vivienne Soan, Rakhee Thakrar

Crítica

Público recomendado: +16

Norte de Londres. Dave es un jubilado que vive solo. Sus circunstancias familiares y económicas son complicadas y no dedica ningún tiempo a distracciones ni a relaciones sociales. En el parque, mientras pasea a su perra, un pastor alemán muy manso y cariñoso, conoce a Fern, una mujer tan mayor como él, quien, a su vez, va con su pequeño perro Yorkie. Al principio Fern los mira con desconfianza, a Dave y a su perra, pero pronto entre los cuatro surge una corriente de atracción, que no hace sino acrecentarse en cada uno de los paseos, hasta llegar a 23.

Sin embargo, la relación entre Dave y Fern no es un camino de rosas, porque ambos llevan un bagaje considerable de experiencias, duras o tiernas, que condicionan su capacidad de enamorarse y entregarse honestamente al otro.

El cine nos ha ofrecido numerosos ejemplos de amores otoñales. Algunos inolvidables como la historia de fidelidad de En el estanque dorado (Mark Rydell, 1981); otros, de segunda oportunidad, como El cuarteto (Dustin Hoffman, 2012); y también de romance en la madurez, como Y llovieron pájaros (Louise Archambault, 2019).

A esta nueva historia, escrita y dirigida por Paul Morrison, le falta calidez y profundidad. Inspira ternura, pero no por las vivencias que muestra, sino tan solo porque ver a dos ancianos refugiarse en un último rescoldo de afecto despierta buenos sentimientos. Los personajes son bastante planos, todo es previsible y no hay una historia humana realmente palpitante. Aunque en ella no falte toda concesión a lo políticamente correcto hoy en día: esposa negra, hijo gay y relaciones sexuales explícitas entre los ancianos.

Con buena voluntad, se puede extraer de la película algo tan obvio como la necesidad de toda persona de sentirse acompañado por alguien más que por un perro, por mucho que se le quiera. La historia no da para más.

Es muy flojita, a pesar de una actuación extraordinaria de Alison Steadman y de Dave Johns, especialmente de este último. No brilla tanto como en Yo, Daniel Blake (Ken Loach, 2016), pero es que la trama no le permite gran cosa.

Dave Johns lo mejor de una película prescindible.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad