Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Abigail

Crítica

Público recomendado: +18

 

 

No es fácil lograr dar miedo en el cine, al menos miedo de verdad, de ese que hasta los más versados en el séptimo arte den un salto en la butaca. Es un efecto que cuesta lograrlo porque hay tantísimas películas y sagas que recurren a lo mismo que uno termina “vacunado” a poco que vea algunas. De ahí que Abigail acabe siendo un filme de gore y humor negro sin apenas miedo.

Una banda de delincuentes recibe un encargo: secuestrar a Abigail, una bailarina de doce años hija de alguien muy poderoso. Su misión requiere también vigilarla en una mansión aislada durante una noche para poder cobrar un rescate de 50 millones de dólares. Sin embargo los captores comienzan a desaparecer, uno por uno, y descubren, para su horror, que la pequeña niña con la que están encerrados no es normal y les va a provocar la peor noche de sus vidas.

Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, directores de las dos Scream más recientes, buscan desesperadamente ser los sucesores del magno Wes Craven, y es verdad que en la saga del asesino de la máscara inspirada en El Grito de Munch lograron momentos muy inspirados, no obstante en Abigail han decidido caminar una senda totalmente distinta y se muestran incapaces de crear momentos de miedo y tensión. En su lugar han optado por gore, mucho gore, mucho humor negro y tacos, muchísimos tacos, además de muchas blasfemias.

Es verdad que el comienzo promete y las presentaciones de los personajes son adecuadas, así como los primeros sucesos tras la brutal revelación de la niña protagonista, pero luego el relato empieza a ser reiterativo y el nivel de violencia alcanza una brutalidad que carece de todo sentido. Diciéndolo de forma poco formal, ríete tú de los momentos más sádicos de Scream. La pregunta es si hacía falta.

Por salvar algo, hay un par de interesantes secuencias de baile de la joven protagonista así como un montaje alterno que la incluye a ella y a otro personaje. Eso y un leve mensaje de maternidad responsable: nunca es tarde para intentar reconciliarse con un hijo y empezar a ejercer, de una vez, de madre, aunque sea motivado por ver tu final muy cerca.

Pero lo cierto es que para ver y aguantar esta película se ha de ser fan devoto del género, tener al menos 18 años y un estómago a prueba de vísceras porque el nivel de casquería es alto, muy alto, excesivo a todas luces.

Miguel Soria.

https://www.youtube.com/watch?v=1EK_t0HpIKI

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad