Van Gogh, a las puertas de la eternidad

  • Rating

Movie Details

Título original
At Eternity's Gate
Director
Julian Schnabel
Géneros
Drama
Sinopsis
El pintor holandés post-impresionista, Van Gogh, se mudó en 1886 a Francia. En concreto, a Arles y Auvers-sur-Oise, donde vivió un tiempo conociendo a miembros de la vanguardia incluyendo a Paul Gauguin. Un tiempo en el que se esforzó en crear las obras maestras espectaculares que son reconocibles en todo el mundo a día de hoy.
País
 United States of America,   Francia,   Irlanda,   Reino Unido,   Switzerland
Duración
1 h 51 min
Fecha de estreno
15 noviembre 2018
Reparto
Willem Dafoe, Rupert Friend, Oscar Isaac, Mads Mikkelsen, Mathieu Amalric, Emmanuelle Seigner, Niels Arestrup, Anne Consigny, Amira Casar, Vincent Pérez, Lolita Chammah, Stella Schnabel, Vladimir Consigny, Arthur Jacquin, Solal Forte, Vincent Grass, Clément Paul Lhuaire, Alan Aubert, Laurent Bateau, Frank Molinaro, Montassar Alaya, Didier Jarre, Thierry Nenez, Johan Kugelberg, Alexis Michalik, François Delaive, Nicolas Abraham, Manuel Guillot, Louis Garrel, Victor Pontecorvo

Crítica

Tan genial como atormentado y henchido de certeza en su vocación pictórica, Julian Schnabel (Miral, la escafandra y la mariposa, Basquiat…) nos acerca a Vincent Van Gogh (1853-1890) en los últimos años de su vida. Una interpretación mayúscula de Willen Defoe (Siete hermanas, La gran muralla, Pasolini, Anticristo…) en el papel del pintor neerlandés nos lleva a considerar que su arte eclosionó en un tiempo en el que fue incomprendido por sus coetáneos y que estaba llamando a las puertas de la eternidad.

Era 1866 y, aceptando la sugerencia de Paul Gauguin (Oscar Isaac: Aniquilación, La promesa, Atrapados…), al que le unió una gran amistad, se muda del frío clima de París a Arlés (sur de Francia) donde encontrará la luz y empezará a pintar compulsivamente, como una necesidad imperiosa que salía de sus entrañas. En este sentido, dirá a su hermano Theo —quien le mantenía económica y emocionalmente— y a los escasos amigos que si “no pintase, podría hacer cualquier cosa, hasta asesinar”. Su pasión por retratar la belleza que veía en la naturaleza no tenía parangón con cualquier otra actividad. En aquel entorno, no le cabía ninguna duda de que “la existencia no puede carecer de razones”, contestando a quienes sostenían argumentos sobre el sinsentido de la vida.

En el filme de Schnabel reconocemos a un artista creyente que alababa compulsivamente a Dios por lo creado. Hijo de un pastor protestante, Van Gogh había estudiado en 1876 los Evangelios y era asiduo a La imitación de Cristo, de Tomás Kempis. Esa faceta religiosa, que vivía sin concreción ritual, no la abandonó nunca. Buena muestra de ello es la conversación que mantiene con el sacerdote católico (Mads Mikkelsen: Ártico, La caza, Un asunto real…) y director del centro donde estuvo internado por una de sus crisis nerviosas, donde se muestra conocedor de Jesucristo en las Escrituras protestantes, que le lleva a decir que también Jesús fue un incomprendido en su tiempo, como era su caso, pues sentía que había “nacido en una época equivocada” que no comprendía su arte.

Con el guion de Jean-Claude Carrière, Louise Kugelberg y del propio Julian Schnabel, Willen Defoe trasparente en su rostro toda la psicología compleja del artista holandés, en sus momentos de exaltación y en los que bajaba a los “infiernos” cuando afirmaba que tenía visiones de un espíritu que le perseguía, o cuando perdía la consciencia y podía cometer tropelías (su muerte, por un tiro en el estómago, desconocía si se la había provocado él mismo o unos jóvenes del lugar).

Schnabel ha sabido plasmar el paroxismo de Van Gogh utilizando la cámara al hombro y encuadres a veces, tan sugerentes como imposibles (el de las botas del artista de perfil), al tiempo que nos lleva a la belleza de la campiña francesa en planos generales memorables. En esto ha contado con la fotografía espléndida de Benoît Delhomme y con una banda sonora recurrente de piano de Tatiana Lisovkaia.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad es un filme para recrearse en un artista que cambió el rumbo de la pintura, aunque pago un alto precio con las críticas en su tiempo. Pero su generosidad y su certeza absoluta de vivir la vocación a fondo, dada por Dios, era para lo que había nacido y, por tanto, el sentido de su vida.

Tráiler

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies