Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Cazafantasmas: Imperio helado

Crítica

Público recomendado: Familiar

 

 

Tres años después del éxito de Cazafantasmas: Más allá, secuela directa de Cazafantasmas 2, llega Cazafantasmas: Imperio Helado, secuela directa de la susodicha. ¿Reinicio? No, porque continúa los hechos de la que, a su vez, continuaba donde lo dejó la genial secuela de la original. ¿Y qué pasa con Cazafantasmas de 2016, famosa por estar protagonizada exclusivamente por mujeres? Corramos un tupido velo porque incluso Sony Pictures lo ha hecho. ¿Vaya lío, no? En resumen: que esta sería la cuarta entrega oficial.

Después de los eventos de Oklahoma, el equipo de Cazafantasmas regresa a donde comenzó todo: ¡Nueva York! La historia de la familia Spengler continúa con un nuevo grupo de Cazafantasmas para hacer frente, con ayuda del veterano equipo, a una amenaza sin igual: un nuevo fantasma ancestral, de esos que dan mucho miedo porque a saber de qué es capaz, y claro, hay que pararle los pies. Por supuesto todo se complica porque Phoebe, la hija pequeña de la familia Spengler, no acaba de asumir que aún es menor de edad y no puede hacer todas esas cosas tan “divertidas” que sí hacen su padrastro, su madre y su hermano mayor. Esa frustración puede que la lleve a cometer actos de consecuencias inimaginables.

Nuevamente hay que recapitular: Ivan Reitman, uno de los máximos responsables de Cazafantasmas, falleció en 2022, así que su hijo Jason se hizo cargo, con muy buen tino, de Cazafantasmas: Más allá; pero para Imperio helado ha dejado la dirección a Gil Kenan, coguionista, y participan ambos en el guion. El resultado es aceptable y entretiene… aunque con peros.

Sí, los actores se lo han pasado de miedo rodando (permítaseme el chiste, pero era obligatorio dada la película), tanto los más jóvenes (sobre todo Paul Rudd) como los veteranos (con mucha más presencia de Dan Aykroyd, aunque no falta Bill Murray, que siempre se agradece). Y sí, hay mucha acción, secuencias llamativas y muchísimo humor, además de guiños por doquier y cameos que harán las delicias de los más mayores, pero en realidad la película flojea en el mismo guion: falta una excusa argumental más sólida, se ha querido aprovechar la mayor presencia de los actores originales y no arriesgarse mucho con la trama. Así, hay bastantes momentos sin ritmo con explicaciones que acaban dando igual: la gente quiere ver fantasmas, mochilas de protones con rayos a toda potencia y un peligro real que haga que los héroes sean grandes… y no acaba de verse en ningún momento.

Es verdad que hay mensajes acertados en torno a la aceptación de que el mejor equipo es una familia unida, sobre todo en los momentos más críticos. Y ojo porque esta vez se roza la línea de la ideología de género pero sin llegar a tocarla, lo que está bien ya que en una saga tan querida hubiera sido una auténtica pena.

¿Qué queda? La esperanza de más entregas que recuperen, como lo hizo la anterior, el auténtico espíritu de la saga original: el humor desenfadado de cuatro ‘frikis’ sin complejos que salvaban a la humanidad de peligros para lo que ésta no estaba preparada y acababa acudiendo a ellos ya que, ¿a quién iban a llamar si no?

Miguel Soria

https://www.youtube.com/watch?v=pc7jDuDTLVw&t=84s

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad