Deadpool

Duro. Listo. El puto amo.

  • Rating

Movie Details

Título original
Deadpool
Director
Tim Miller
Géneros
Acción, Aventura, Comedia
Sinopsis
Basado en el anti-héroe menos convencional de la Marvel, Deadpool narra el origen de un ex-operativo de la fuerzas especiales llamado Wade Wilson, reconvertido a mercenario, y que tras ser sometido a un cruel experimento adquiere poderes de curación rápida, adoptando Wade entonces el alter ego de Deadpool. Armado con sus nuevas habilidades y un oscuro y retorcido sentido del humor, Deadpool intentará dar caza al hombre que casi destruye su vida.
País
 United States of America
Duración
1 h 48 min
Estreno
9 febrero 2016
Certificación oficial
18
Reparto
Ryan Reynolds, Morena Baccarin, Ed Skrein, T.J. Miller, Gina Carano, Brianna Hildebrand, Stefan Kapičić, Andre Tricoteux, Leslie Uggams, Karan Soni, Jed Rees, Stan Lee, Rob Liefeld, Rob Hayter, Randal Reeder, Isaac C. Singleton Jr., Michael Benyaer, Style Dayne, Kyle Cassie, Taylor Hickson, Ayzee, Naika Toussaint, Justyn Shippelt, Donna Yamamoto, Hugh Scott, Cindy Piper, Emily Haine, Aatash Amir, Chad Riley, Darcey Johnson, Kyle Rideout, Jason William Day, Ben Wilkinson, Rachel Sheen, Paul Lazenby, Heather Ashley Chase, Paul Belsito, Fabiola Colmenero, Victoria De Mare, Tony Chris Kazoleas, David Longworth, Sean Quan, Olesia Shewchuk, Dan Zachary

Crítica:

Público recomendado: Adultos

En medio de la oleada actual de adaptaciones de personajes de cómic, le toca el turno a Deadpool, una propiedad Marvel de segunda fila, que sin embargo está cosechando un inesperado éxito en todo el mundo.

Antes que nada, y a la vista de los padres que salen horrorizados de las salas con sus hijos, hay que avisar que Deadpool no es una película de súper héroes al uso, y desde luego no es una película adecuada para niños, ya que contiene violencia y sexo explícitos, así como diálogos de contenido adulto.

De hecho, el personaje de Deadpool, a pesar de moverse en la rama mutante de los comics Marvel junto a los X-Men, no es ni mucho menos un súper héroe. Es un mercenario a sueldo, un asesino bocazas que disfruta matando. Sus comics se caracterizan por tres rasgos fundamentales: violencia extrema (aunque algo matizada por una pátina de parodia), toneladas de humor verbal con numerosas referencias sexuales, y la constante ruptura de la “cuarta pared”, es decir, el personaje habla con los lectores y es consciente de ser un personaje de ficción. Todos estos ingredientes se reflejan fielmente en la película que nos ocupa, y con los dos primeros es de entender que haya recibido una calificación para mayores de edad. En cuanto a la parte metalingüística, se ha adaptado al medio cinematográfico, con Deadpool dirigiéndose al público, tocando la cámara, y hablando del propio actor que lo interpreta, Ryan Reynolds, o de la saga de películas de los X-Men (ya que dos de ellos aparecen como invitados en la película).

Estos originales condicionantes convierten la sala de proyección de Deadpool en una especie de fiesta gamberra, con el público entregado a este anti-héroe guasón. Es innegable que la película ha encontrado una conexión muy visceral con su audiencia, y que para quien tolere bien esos elementos, será un divertimento asegurado.

Por debajo de ese envoltorio, ¿hay algo? Sorprendentemente sí, una historia que usa el pretexto fantástico para hacer una metáfora sobre el dolor: la mutación de células que convierte a Deadpool en lo que es se produce a partir de la experiencia del dolor. De hecho, podríamos decir que la historia de amor que refleja la película une a dos personajes transformados por el dolor. La pena es que esa idea tampoco está desarrollada hasta sus últimas consecuencias, porque el foco principal son los chistes y la acción, que hay que decir que no están nada mal siempre que se tolere un cierto nivel de violencia y provocación. Eso sí, nuevamente: no olviden dejar a sus hijos en casa.

 

Comentarios

Praesent venenatis, ultricies amet, ut mattis ipsum