El club

  • Rating

Movie Details

Título original
El Club
Director
Pablo Larraín
Géneros
Drama
Sinopsis
Bajo la atenta mirada de una mujer que los cuida, cuatro sacerdotes fugitivos viven en una pequeña casa de un pueblo costero. Todos ellos cometieron actos que los atormentan y se encuentran en este retirado hogar para olvidar sus pecados.
País
 Chile
Duración
1 h 37 min
Estreno
19 marzo 2015
Certificación oficial
18
Reparto
Roberto Farías, Antonia Zegers, Alfredo Castro, Alejandro Goic, Alejandro Sieveking, Jaime Vadell, Marcelo Alonso, José Soza, Francisco Reyes, Diego Muñoz, Gonzalo Valenzuela, Catalina Pulido, Paola Lattus, Erto Pantoja, Felipe Ríos

Crítica:

Público recomendado: Adultos

En una apartada casa de retiro de un perdido pueblo costero de Chile viven cuatro sacerdotes mayores, cuidados y vigilados por una siniestra monja más joven.

Allí les han confinado sus respectivos obispos para que recen y hagan penitencia por sus graves pecados pasados: abuso de menores, colaboración con adopciones ilegales, complicidades con la sangrienta represión durante la dictadura militar… La aparente tranquilidad de este grupo singular se rompe trágicamente con la incorporación de un nuevo sacerdote, con el acoso al que les somete una de sus víctimas y con la llegada un joven cura visitador, que debe comprobar si están realmente arrepentidos.

En este su cuarto largometraje —Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín 2015—, el cineasta chileno Pablo Larraín abandona la atractiva ponderación de su anterior película, la notable ‘No’, y retorna a las tenebrosas oscuridades de ‘Tony Manero’ y ‘Post mortem’, esta vez con la Iglesia católica como objetivo de sus morteros. Como siempre, Larraín demuestra una rigurosa dirección de actores y una vigorosa personalidad visual, bien asentada en la expresionista fotografía de Sergio Armstrong. Pero es tan sórdido el tono del guion de Guillermo Calderón y Daniel Villalobos, y tan truculentas sus tramas y subtramas, que pierde en veracidad y gana en desmesura su alegato, tan furibundo que no encuentra en el catolicismo ningún atisbo de humanidad. Una visión demasiado parcial y deformada como para que los títeres de su guiñol se conviertan en auténticos personajes de carne y hueso.

 

 

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad