El corredor del laberinto: las pruebas

El laberinto fue solo el comienzo

  • Rating

Movie Details

Título original
Maze Runner: The Scorch Trials
Director
Wes Ball
Géneros
Acción, Ciencia ficción, Suspense
Sinopsis
En este nuevo capítulo de la trepidante saga "El Corredor del Laberinto", Thomas (Dylan O'Brien) y el resto de clarianos tendrán que enfrentarse a su mayor desafío hasta el momento: buscar pistas sobre la misteriosa y poderosa organización conocida como CRUEL. Este viaje les llevará a “La Quemadura”, un apocalíptico lugar repleto de inimaginables obstáculos. Formando equipo con miembros de la resistencia, los clarianos deberán desenmascarar a las fuerzas superiores de CRUEL y averiguar qué planes tienen para todos ellos.
País
 United States of America
Duración
2 h 12 min
Estreno
9 septiembre 2015
Certificación oficial
PG-13
Reparto
Dylan O'Brien, Kaya Scodelario, Thomas Brodie-Sangster, Giancarlo Esposito, Aidan Gillen, Barry Pepper, Lili Taylor, Patricia Clarkson, Ki Hong Lee, Dexter Darden, Jacob Lofland, Nathalie Emmanuel, Katherine McNamara, Lora Martinez-Cunningham, Rosa Salazar, Tatanka Means, Jenny Gabrielle, Alan Tudyk, Shawn Prince, Terry Dale Parks, John Trejo, Alexander Flores, Kathryn Smith-McGlynn, Matt Metzler, David House, Luke Gallegos, Jeremy Becerra, Matthew Page, Alex Knight, Marc Comstock, Brandon K. Hampton, Ryan Jason Cook, James Burnett, Morse Bicknell, Laramie Cooley, Bryce Romero, Keith Jardine

Crítica:

Público recomendado: Jóvenes 

El corredor del laberinto es una saga fílmica basada en los libros de James Dashner, que va de la mano de otras obras como Divergente o Los juegos del hambre en materia de género.

Las pruebas es la segunda parte de la saga, y presenta una modalidad narrativa totalmente distinta a la primera. Mientras que la primera película llevaba un ritmo lento y con pequeñas dosis de acción que no llegaban a resultar emocionantes, en esta segunda saga es difícil encontrar momentos en los que no haya música trepidante, planos rápidos y temblorosos, y movimiento a raudales. Desde el primer instante, la cinta no deja apenas espacio de calma entre las escenas, que se suceden con extrema rapidez.

El nivel técnico de la película no deja que desear. Como sus compañeras de escaparate, Divergente y Los juegos del hambre, se recrean mundos fantásticos a la perfección, con lugares inexistentes, personajes muy caracterizados, y batallas inacabables.

Los personajes de la trama coinciden también en gran medida con estas otras dos sagas literario-cinematográficas. Los protagonistas de esta historia deben pasarse la vida huyendo, peleando, sin confiar en nadie, en un mundo que es enemigo. Es, por tanto, otra historia de “supergente”; chavales que soportan una vida de infierno, una presión inhumana; que viven una vida sin sentido, en la que el objetivo principal (prácticamente el único) es sobrevivir. Y otra historia más en la que el hecho de que los protagonistas busquen sobrevivir como único objetivo resulta extraño, pues el mundo entero es enemigo; no hay razones para querer vivir en un mundo así, y, sin embargo, pelean.

La narración está dispuesta para que al espectador le llegue todo mascadito, de forma que no quede nada en duda, que todo sea fácil de entender. Esto se consigue mediante frases, movimientos y giros argumentales prototípicos, que no ofrecen complicaciones para la degustación. Por tanto, la forma narrativa del film se basa en un “no desenganchar” mediante emociones constantes, en lugar de en un “conquistar” al espectador. Resulta, como tantas otras cintas de cine comercial, un producto similar a la comida rápida: perfectamente diseñado, apto para casi cualquiera, y con poco nutritivo que aportar.

Cualquier paralelismo que la historia original pueda tener con la realidad (quizá a nivel político, ideológico, o como un retrato social) no puede aplicarse con esta cinta; está demasiado alejada del mundo, demasiado virada, forzada hacia un término: entretener, entretener y entretener. Y, muy probablemente, un principal deseo de hacer taquilla y ganar dinero. ¿Para qué la parafernalia de efectos visuales, música orquestrada, maquillaje y tiempo y esfuerzo de rodaje y posproducción?

El corredor del laberinto es una película apta para quien quiere pasar el rato con escenas trepidantes y sufrir en un constante tira y afloja entre la vida y la muerte de los protagonistas. Apta para ver, para olvidar y para poco más.

 

 

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad