El desafío

Todo sueño comienza con un solo paso.

  • Rating

Movie Details

Título original
The Walk
Director
Robert Zemeckis
Géneros
Aventura, Drama, Suspense
Sinopsis
Basada en las memorias escritas por Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt), un funambulista francés que, en 1974, guiado por su mentor Papa Rudy (Ben Kingsley), se propuso un reto nunca antes realizado: recorrer sobre un cable el espacio que separaba las Torres Gemelas de Nueva York.
País
 United States of America
Duración
2 h 04 min
Estreno
30 septiembre 2015
Certificación oficial
PG
Reparto
Joseph Gordon-Levitt, Ben Kingsley, Charlotte Le Bon, James Badge Dale, Clément Sibony, César Domboy, Benedict Samuel, Ben Schwartz, Steve Valentine, Mark Camacho, Sergio Di Zio, Kwasi Songui, Melantha Blackthorne, Jason Blicker, Larry Day, Karl Graboshas, Daniel Harroch, Guillaume Baillargeon, Émilie Leclerc, Mark Trafford, Inka Malovic, Lucas Ramacière, Martin Lefebvre, Philippe Bertrand, Laurence Deschênes, Patricia Tulasne, Jean-Robert Bourdage, Sylvie Lemay, Sasha Dominique, Soleyman Pierini, Jade Kindar-Martin, Patrick Baby, Marie Turgeon, Catherine Lemieux, Denis Michaud, Serge Boulianne, Maxime Paradis, Jean-Marie Montbarbut, Vlad Stokanic, Philippe Soucy, Philippe Hartmann, Guido Grasso Jr., Joel Rinzler, Harvey Diamond, Sylvain Landry, Robert D'Alessio, Rosaruby Kagan, Mizinga Mwinga, Harry Standjofski, Stuart Fink, Doug Price, Yanik Ethier, Vittorio Rossi, Jason Deline, Darrell Lee-Izeard, Kent McQuaid, Adam Bernett, Massimo Cannistraro, Karl Werleman, Chris Cavener, Leif Anderson, Trevor Botkin, Rebecca Croll, Gara Nlandu, Stephen Walters

Crítica:

Público recomendado: Jóvenes, adultos 

The Walk (El Desafío) cuenta la historia de Philippe Petit, el funámbulo que cruzó las torres del World Trade Center de NY en 1974 sobre un cable. La película está dirigida por Robert Zemeckis, responsable de obras como Forrest Gump, Náufrago o El vuelo.

La historia se desarrolla en torno a la explicación de los hechos por parte del personaje de Philippe, quien va guiando la narración, destapando las intimidades que le acompañaban durante el trayecto hacia su objetivo. “Caminar en el cable es la vida” se atreve a afirmar.

El film narra el proceso por el que Petit organizó, junto con el equipo que fue reuniendo, el desafío que le llevaría a la fama mundial.El proyecto en sí mismo puede resultar admirable o delirante; es real, en cualquier caso. La película, sin embargo, es otra cosa: una recreación constante, que devuelve a la vida a las desaparecidas Torres Gemelas, pero con un fuerte y constante componente desfavorable: un guión que no resulta cautivador. Se busca que el espectador no tenga espacio alguno para la duda, no dar ocasión a que se pierda en ningún momento. Y, durante toda la película, el guión sustenta una trama que se debilita por momentos, que no consigue resultar cautivadora. Todo se narra siguiendo un código particular que mezcla surrealismo, humor e inmediatez narrativa, con el que la película, en lugar de convertirse en un producto original, se queda a medias tintas, sin efectuar un tiro certero, quedando en el terreno de lo impreciso.

Con el ritmo acelerado del film, se construye una espectacularidad que sorprende en ocasiones; desplegando un concierto de recreaciones digitales prácticamente en todo momento. Consigue ciertamente transmitir una sensación de vértigo, llevando a la tensión en ocasiones. En este sentido, en cuanto a poder recreativo y a espectacularidad, la película acierta a momentos. Pero, en su conjunto, resulta un plato sobrecargado de guarnición y con poca carne.

El desarrollo del sueño de Petit se desenvuelve con la estructura narrativa del objetivo que se va tejiendo hasta su consecución (como se ve en películas del estilo de Ocean´s Eleven o La red social). Puede lanzar, por estos atributos, a querer vivir y luchar por un objetivo, pero no tiene la fuerza necesaria para despertar de este modo, ni ofrece un entusiasmo aplicable a la vida cotidiana: muestra un individuo obcecado en una aspiración, que va construyendo sin seguir una línea muy coherente su camino hasta la meta.

La película, pese a estar basada en hechos reales, resulta alejada de la realidad. Se tratan temas interesantes, como la confianza en uno mismo o la compañía, factores que resultan fundamentales para avanzar hacia el objetivo. Sin embargo, un producto tan masticado y edulcorado deja atrás estos valores frente al ritmo incesante y desesperado por no dejar al espectador atrás.

En definitiva, The Walk es un carnaval de recreación digital que ofrece un homenaje a las Torres Gemelas aprovechando la figura de Philippe Petit y tratando de ofrecer un buen rato. Sin embargo, hay pocas razones por las que estas dos horas de rato merezcan ser vividas. Incluye buenas interpretaciones, buenas imágenes, pero poco realmente interesante que aportar. The Walk estimula el manifiesto que se está dando en los últimos tiempos de superproducciones cinematográficas: se puede aspirar cada vez a una mayor perfección formal, pero no por ello hacer mejores películas.

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad