Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Furiosa: De la saga Mad Max

Crítica

 

 

George Miller dejó al público exhausto en 2015 con la fabulosa Mad Max: Furia en la carretera, cuarta entrega de la saga Mad Max que él mismo inició y en la que demostró que seguía en perfecta forma para organizar y montar un espectáculo apabullante de persecuciones e intensas interpretaciones, sobre todo de Charlize Theron, que robó el protagonismo a un entregado Tom Hardy. Ahora en 2024 vuelve fuerte con Furiosa: De la saga Mad Max, íntegramente dedicada a contar los orígenes de Furiosa, el personaje que interpretó Theron, y la apuesta le ha salido bastante bien.

Al caer el mundo, la joven Furiosa es arrebatada del ‘Lugar Verde de Muchas Madres’ y cae en manos de una horda de motoristas liderada por el Señor de la Guerra, Dementus. Arrasando el Páramo, se topan con la Ciudadela, presidida por Inmortal Joe. Mientras los dos tiranos luchan por el dominio, Furiosa debe sobrevivir a muchas pruebas mientras reúne los medios para encontrar el camino de vuelta a casa.

Es complicado no caer en los spoilers cuando hablamos de una precuela ya que sabemos perfectamente cómo va a acabar, pero lo bueno es que ocurren tantas cosas en la película que no sabemos cómo se va a dirigir hasta ese punto. Y eso lo aprovecha Miller con el guionista Nick Lathouris para ofrecernos un intenso viaje vital de Furiosa, testigo desde muy pequeña de grandes horrores y terribles sufrimientos, lo que explicaría su fortaleza y, a la vez, su agresividad. Por cierto, magníficas Ayla Browne y Ana Taylor-Joy para mostrar la niñez y juventud de Furiosa, sin menospreciar ese genial villano que es Chris Hemsworth (ah, hay cameo doble e irreconocible de su mujer Elsa Pataky).

Desde luego no se puede criticar a la cinta que aburra ya que la acción es constante y está impecablemente rodada, con algunas secuencias que no dejan de sorprender aunque se hayan visto las de Furia en la carretera. Lo que sí se puede criticar es la excesiva duración, sobrando al menos media hora de metraje, quizás más. También algunos agujeros de guion llamativos sobre los que Miller pasa de puntillas sin ofrecer respuesta, pero como de lo que se trata no es de reflexionar sino de entender a Furiosa se pueden aceptar más o menos.

Lo que no gustará a los seguidores de Miller es que el director haya usado tanto los efectos digitales, mucho más que en la anterior película, y se nota, especialmente en algunos planos que incluso parecen directamente rodados sobre un fondo en ligero movimiento tal y como se rodaron muchas películas clásicas. Hoy en día desentona, y bastante.

En todo caso el filme se disfruta enormemente gracias a las mil idas y venidas y a las estupendas actuaciones, sin descontar una gran banda sonora de Tom Holkenborg y un sonido absolutamente atronador de todos los motores.

Miguel Soria

https://www.youtube.com/watch?v=52dKmsFt6Ek

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad