John Wick 3: Parabellum

  • Rating

Movie Details

Título original
John Wick: Chapter 3 – Parabellum
Director
Chad Stahelski
Géneros
Crimen, Acción, Suspense
Sinopsis
John Wick (Keanu Reeves) regresa a la acción, solo que esta vez con una recompensa de 14 millones de dólares sobre su cabeza y con un ejército de mercenarios intentando darle caza. Tras asesinar a uno de los miembros del gremio de asesinos al que pertenecía, Wick es expulsado de la organización, pasando a convertirse en el centro de atención de multitud de asesinos a sueldo que esperan detrás de cada esquina para tratar de deshacerse de él.
País
 United States of America
Duración
2 h 11 min
Fecha de estreno
15 mayo 2019
Reparto
Keanu Reeves, Halle Berry, Ian McShane, Laurence Fishburne, Anjelica Huston, Saïd Taghmaoui, Mark Dacascos, Lance Reddick, Jerome Flynn, Asia Kate Dillon, Jason Mantzoukas, Boban Marjanović, Robin Lord Taylor, Cecep Arif Rahman, Yayan Ruhian, Arjon Bashiri, Faith Logan, Susan Blommaert, Randall Duk Kim, Margaret Daly, Unity Phelan, Andrea Sooch, Sergio Delavicci, Tiler Peck, Tiger Hu Chen

Crítica

Público recomendado: Adultos

El cine de acción parecía que tenía dos nuevos reyes que conquistaba a fans y a crítica por igual: el cine tailandés y el surcoreano. Extremo hasta cotas inimaginables, el caricaturesco cine de acción estadounidense perdió la corona cuando el público empezó a descubrir estas joyas, gracias a la mejor vía comunicativa posible: Sitges. El festival barcelonés fue vital en la rápida incursión de películas como la saga The Raid: dos obras impactantes, donde no hay
cabida para momentos de relax, sin respiración, adrenalínica. Su segunda parte extiende las posibilidades de la primera entrega para crear de una de las películas de acción de la década.

En Corea del Sur, mientras tanto un realizador empieza a despuntar con The Chaser: un thriller con tintes de David Fincher, pero con la indudable marca coreana. Su director, Na Hong Jin se consagró con su siguiente película: The Yellow Sea, una locura de hachazos pero con un componente de denuncia social importante. Mientras de Tailandia llegaban obras como Killers y The Night Comes For Us, consiguiendo de una vez por todas que el cine estadounidense de acción parezca un capítulo de Hello Kitty a su lado. Sin embargo, 2014 y 2015 fueron dos años
vitales para EEUU, ya que en su cartelera aparecieron dos películas que redefinieron el cine de acción y lo volvieron a situar en órbita: John Wick y Mad Max: Fury Road, respectivamente. De John Wick hubo una segunda entrega donde el universo de la primera se extendía y la locura aumentaba. Ahora, con la tercera entrega, se confirma que estamos ante de una de las mejores sagas del cine de acción de la historia.

La trama parte justo desde donde lo dejó la segunda: John Wick, excomulgado y solo, huye por las calles de Nueva York, mientras la inexorable hora en la que todo se le venga encima se le acerca. Como una entrega comiquera pulp, esta tercera entrega va más allá que ninguna de las anteriores, por imposible que parezca: el retruécano neoyorkino del cine de Sam Peckinpah, trasladado a una ciudad que destila un sabor hongkonés de los vertiginosos John Woo y Ringo Lam. Todo ello orquestado bajo un aura no menos paródica: el director, Chad Stahelski, antiguo doble de acción, ha sabido darle un giro ciertamente cómico y que le da a la cinta un toque hiperbólico que provoca la risa. Extraño giro respecto a las anteriores entregas que, si bien ha salido con satisfacción, uno nota que empieza a haber una saturación que puede pesar al espectador: el no dar tregua y puntos de fuga puede dejar al fan más enloquecido exhausto por tanto caos y destrucción. Es uno de los únicos fallos que se encuentra a la película, puesto que el resto, si eres fan de las entregas de John Wick, sabrá más que satisfactorio: más intensa que la segunda entrega, más dura y, desde luego, más violenta y gráfica si cabe. Por ello, es una obra desaconsejable a aquellos de estómago sensible.
Keanu Reeves continúa su periplo como John Wick, convertido ya en una leyenda del cine de acción, donde se entrega física y emocionalmente al personaje hasta ser uno. Indispensable el trabajo físico al que se ha sometido para resultar tan espectacular y a penas necesitar doble de acción. El fichaje de Halle Berry no pasa desapercibido, demostrándonos que está más viva que nunca en el cine de acción y que nos regala una de las secuencias con perros más espectaculares del año. Ian McShane está de buen año: la película basada en la serie de Deadwood y luego John Wick 3; su presencia se hace tan carismática y arrogante, que casi se agradece que esté ahí aunque no haga nada.
En resumen: la película de acción del año, que expande aún más el universo de John Wick y va más allá que en todas las anteriores. Visualmente espectacular, unas coreografías para quitarse el sombrero; la película que necesitaba Estados Unidos para volver a ser lo que era. Indispensable para los fans del cine de acción y un nuevo hito del cine reciente.

Tráiler

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies