Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Kind of Kindness

Crítica

Público recomendado: +18

Afirmaba el grandísimo —y olvidado— crítico comunista Guido Aristarco que «hay que saber admirar también lo que no se ama». Se refería el italiano a aquellas películas en las que —a pesar de no gustarnos, de provocarnos incluso rechazo— podemos y debemos descubrir elementos que las hagan dignas de estima. El crítico honesto sabrá, por ejemplo, rendirse ante la original genialidad de un film como Funny Games (Michael Haneke, 1997), a pesar de encontrarse en las antípodas morales e ideológicas del que es todo un tratado nihilista en torno a la maldad humana. O podrá, por ello mismo, saber reconocer la grandeza de la más reciente Almas en pena de Inisherin (Martin McDonagh, 2022) sin suscribir por ello su negra desesperanza. Se puede incluso, reconocer el valor y el genio del cineasta que nos ocupa, que responde al nombre de Yorgos Lanthimos, en sus filmes de primera época; uno puede sucumbir, por ejemplo, a los encantos cinematográficos de su fábula Langosta (The Lobster, 2015) sin necesidad de compartir un ápice de su antropología pesimista y retorcida; puede uno no amarla, pero admirarla aún a pesar de ello.

Parecía que después de los exagerados desvaríos de La favorita (The Favourite, 2018) y Pobres criaturas (Poor Things, 2023), Kinds of Kindness iba a ser una vuelta a aquellos orígenes sugestivos y elocuentes de una filmografía marcada por el signo del dolor que los seres humanos se infligen los unos a los otros, y que parece poseer el propio hacer cinematográfico de Lanthimos. Porque si algo está claro es que el griego es un moralista sádico que disfruta de castigar a su público; se inscribe por tanto en la órbita de otros realizadores como pueden ser Catherine Breillat, Todd Solondz, el ya citado Haneke o su compatriota Ulrich Seidl. El visionado de Kinds of Kindness, de hecho, podría recordar en cierto modo al del penúltimo film de Seidl, En el sótano (Im Keller, 2014), en el sentido de que suscita en el espectador la misma pregunta que aquel: ¿qué le queda aún por mostrar a Lanthimos? Después de este tríptico del abuso —sexual, psicológico, espiritual— que es Kinds of Kindness, después de este gabinete de los horrores que van desde la sumisión química al aborto, desde la violación al canibalismo, desde la pornografía poco camuflada hasta las alusiones a la pederastia incestuosa, pasando por los vómitos, la sangre, el sudor lamido, los primerísimos primeros planos de lenguas que se entrecruzan… Después de esto, ¿qué le queda?

Más aún: ¿qué aporta tanta hueca provocación? Conforme pasan los minutos del innecesariamente larguísimo metraje —otro signo del narcisismo creador del realizador griego— crece la sensación de que, si el film tenía algo que contar, ya lo había contado en el minuto uno, en el que le roba al logo de la Fox su melodía inconfundible, para sustituirla por el fabuloso tema ochentero de Eurythmics Sweet Dreams (Are Made of This). Recordará el lector que la letra de su primera estrofa concluye con la frase «Everybody is looking for something»; un something al que da respuesta la estrofa siguiente: «Some of them want to use you / Some of them want to get used by you / Some of them want to abuse you / Some of them want to be abused». Que eso es, y nada más, lo que tiene que ofrecer Kinds of kindness: los sueños húmedos y mórbidos de un director mediocre que se cree notable (y acaso pudo haberlo sido), en los que los seres humanos usan y abusan de otros, incluso de sí mismos.

Por salvar algo —al César lo que es del César— es posible que estemos ante una de las mejores interpretaciones de Jesse Plemons, justamente galardonado en Cannes. Pero poco más. Da la impresión de que Lanthimos lleva un tiempo haciendo más ruido que cine. Veremos, de seguir así, cuánto tarda la industria en quitárselo de en medio; la crítica, buena parte de ella, ya ha empezado a desconfiar de él. Ya no encuentra mucho que admirar en un cine objetivamente difícil de amar.

Rubén de la Prida

https://youtu.be/8fYtuE_ZJ4E?si=BI8_RQlsgbIm1KnI

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad