La caída del Imperio Americano

  • Rating

Movie Details

Título original
La chute de l'empire américain
Director
Denys Arcand
Géneros
Drama
Sinopsis
Pierre-Paul Daoust es un intelectual en la treintena, que tiene un doctorado en Filosofía pero que se ve obligado a trabajar como repartidor para poder vivir decentemente. Un día, mientras reparte un paquete, se ve envuelto en un atraco que acaba mal: dos muertos y bolsas por el suelo repletas de millones. Pierre-Paul se enfrenta a un dilema, ¿irse con las manos vacías o coger el dinero y huir?
País
 Canada
Duración
2 h 09 min
Fecha de estreno
28 junio 2018
Reparto
Alexandre Landry, Maripier Morin, Rémy Girard, Louis Morissette, Maxim Roy, Pierre Curzi, Vincent Leclerc, Patrick Émmanuel Abellard, Florence Longpré, Eddy King, Geneviève Schmidt, Paul Doucet, Denis Bouchard, Yan England, David Savard, Rose-Marie Perreault, Alain Goulem, Catherine Paquin-Béchard, Claude Legault, Éric Bruneau, James Hyndman, Benoît Brière, Gaston Lepage, Laurent Paquin, François Dompierre, Anoulith Sintharaphone, Kémy St-Éloy, Marcello Di Fruscia

Crítica

Público recomendado: Adultos

El pasado 29 de marzo las salas de cine españolas acogían el estreno del filme canadiense La caída del imperio americano (La chute de l’empire américain) gracias a Wanda Films. Dirigido por el laureado cineasta Denys Arcand -cuyas inquietudes históricas y filosóficas ya quedaron apuntadas en El declive del imperio americano (1986), historia sobre el desencanto social, y en Las invasiones bárbaras (2003), drama pesimista sobre la descomposición del ser humano- la comedia fluye pero resulta previsible.

El festival de cine de Cannes es el escaparate desde el que muestra con orgullo sus premios. Primero con el del Jurado y después con el del Jurado Ecuménico por su Jesús de Montreal (1989) y después con el galardón al mejor guión original por Las invasiones bárbaras.

Pues bien, La caída del imperio americano vuelve a incidir sobre los contenidos de las dos primeras, tan desmoralizantes como necesarias de recordar ahora, dado que parece que nada ha cambiado desde entonces, parece que la sociedad continúa sujeta a los mimbres de esas catástrofes, si acaso aún más amplificadas que nunca. Vaya, que el pesimismo de Ken Loach se queda orillado al lado de Denys Arcand.

La película que nos ocupa no está tan salpicada de la bilis de sus trabajos anteriores, pero sí está llena de fragilidades que se ven aupadas por puntuales momentos de efímera felicidad, que apenas logran dotar a sus personajes de ilusiones por las que vivir. Se parte de la base de que en la sociedad de Trump nada es posible, todo está maniatado desde el principio y, sin embargo, siempre está en juego la libertad del ser humano que desea alcanzar un nivel de felicidad más alto. Hasta los marginados tienen derecho a vivir en plenitud.

El filme muestra sin tapujos el cuestionable uso de paraísos fiscales o la función de los cuerpos de seguridad del estado. Y lo hace sin tapujos, especialmente cuando retrata la violencia. En palabras de Denise Robert, esposa de Arcand, al hilo del filme a su paso por la SEMINCI: “El dinero en sí mismo no es bueno ni malo, todo depende del uso que hagas de él… La vida es imprecisa y la moral, también”. “El amor y la comprensión deben sobrepasar el valor del dinero. Denys Arcand observa la sociedad, no la juzga”.

 

Tráiler

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies