La conspiración

  • Rating

Movie Details

Título original
The Conspirator
Director
Robert Redford
Géneros
Crimen, Drama, Historia
Sinopsis
En 1865, tras el asesinato de Abraham Lincoln, ocho personas son detenidas y acusadas de conspirar para matar al presidente, al vicepresidente y al secretario de Estado. Entre ellas está Mary Surratt (Robyn Wright), la dueña de una pensión, donde John Wilkes Booth (Toby Kebbell), el autor material del magnicidio, y sus cómplices se reunieron y planearon el atentado. Mientras el resentimiento contra el Sur domina a las autoridades de Washington, el joven abogado Frederick Aiken (James MacAvoy), héroe de guerra unionista, se ve obligado a defender a Surrat ante un tribunal militar. Sin embargo, muy pronto empieza a sospechar que su defendida podría estar siendo utilizada como señuelo y rehén para capturar a su hijo John (Johnny Simmons). Con el país entero en contra de Surratt, Aiken es el único que se encuentra en condiciones de averiguar la verdad y salvarle la vida.
País
 United States of America
Duración
2 h 02 min
Estreno
10 septiembre 2010
Certificación oficial
PG-13
Reparto
James McAvoy, Robin Wright, Evan Rachel Wood, Kevin Kline, Alexis Bledel, Justin Long, Tom Wilkinson, Norman Reedus, Toby Kebbell, Jonathan Groff, Danny Huston, Stephen Root, Johnny Simmons, James Badge Dale, Colm Meaney, Shea Whigham, Chris Bauer, Gerald Bestrom, Cal Johnson

Crítica:

Público recomendado: Adultos

El director Robert Redford no es muy prolífico, pero es justo reconocer que la mayoría de sus películas están razonablemente bien rodadas (Gente corriente, El río de la vidaEl hombre que susurraba a los caballos…), mostrándose como un gran conocedor del séptimo arte. Desde nuestro punto de vista, La conspiración (2011) es su trabajo más redondo.

El largometraje en cuestión trata un conocido hecho histórico de la joven historia de los EE UU sobre el que giran diversas teorías con respecto a los participantes en la conspiración para asesinar al presidente Abraham Lincoln. El cineasta apuesta por la teoría que demostraría la inocencia de Mary Surratt, una de las condenadas a muerte por un tribunal militar, acusada de haber participado en el citado complot, aportando unos prismáticos y un rifle a los asesinos.

El realizador se ha rodeado de un elenco de lujo, encabezado por una convincente Robin Wright y un notable James McAvoy. Los secundarios, que aparecen, resultan irrepetibles como un irreconocible Kevin Kline, muy bien caracterizado, por cierto, y un siempre solvente Tom Wilkimson, que nos ha maravillado en innumerables ocasiones.

Por otra parte, Redford ha contado los hechos de una determinada manera con la intención de criticar la gestión del partido republicano tras la guerra de secesión, pero con la idea de que esas decisiones, que se tomaron en el pasado, puedan extrapolarse a la administración Bush tras los atentados del 11s. Por esa razón, tenemos la impresión de que el director toma partido claramente por el pensamiento del partido demócrata, aunque de manera bastante menos sectaria de lo que la harían algunos de nuestros directores españoles. Una vez dicho esto, la película es de un altísimo nivel, respaldada por una excelente banda sonora de Mark Isham y con una fotografía muy sugerente y cargada de significado. La cinta presenta un ritmo aparentemente pausado, pero en el que no paran de suceder situaciones, que despiertan el interés del espectador. El guión cuenta con un trabajo de documentación de 18 años por parte del escritor  James Solomon, un libreto que tardó un tiempo considerable en encontrar financiación.

La conspiración permite reflexionar sobre la importancia del correcto funcionamiento del estado de derecho en un estado democrático, que considere a todos los ciudadanos iguales ante la ley, y en la que los poderes del estado (ejecutivo, legislativo y judicial) se encuentren claramente separados. El valor de la justicia queda reflejado en la integridad del personaje interpretado por James McAvoy que, a pesar de su animadversión a los confederados, no se puede quedar impasible, por lo que decide defender a una persona que considera inocente.

Finalmente, Redford pretende humanizar al personaje femenino, que es el referente familiar, y demuestra no tener prejuicios en mostrar la dimensión religiosa de la protagonista, interpretada por Robin Wright, no dejando de mostrar ningún detalle, como la serenidad de una católica que tiene la conciencia tranquila, confortada por el apoyo de un sacerdote, que actúa en consecuencia frente a los otros procesados que desconfían de la providencia.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad