Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

La inocencia

Caratula de "La inocencia" (2020) - Pantalla 90

Crítica

Público recomendado: +18

En un pueblo del interior de Castellón vive Lis (Carmen Arrufat), una chica de 15 años que quiere irse a una academia de Circo de Barcelona cuando acabe la ESO. Pero su padre (Sergi López), un albañil autoritario y mal encarado se niega en redondo y su madre, Soledad (Laia Marull), pinta más bien poco. Pero la vida rutinaria de la niña cambia drásticamente cuando comienza una relación con Néstor (Joel Bosqued), un joven del pueblo de mala reputación, y que flirtea con las drogas.

La película describe con mucho naturalismo la vida cotidiana de una chica que carece de ámbitos verdaderamente educativos. La vida en su casa carece de horizonte, y sus amigos solo le ofrecen un mundo de discotecas, superficialidad y pérdida de tiempo. Sus únicos puntos de fuga son el frontón y las acrobacias. Su pequeño mundo se derrumba cuando pierde la virginidad, los acontecimientos se precipitan y ella queda suspendida entre problemas adultos y deseos infantiles.

La película es muy honesta en sus planteamientos, ya que intervienen personajes con perspectivas diversas. Soledad es una mujer religiosa pero anodina y resignada; Remedios es muy vital, pero con fama de bruja y muy anticlerical; el padre de Lis es el típico machista mandón y carente de empatía… Entre todos componen un caleidoscopio bastante realista de los parámetros en los que se mueve hoy gran parte de la gente. Por otra parte, la forma de abordar la cuestión del aborto no está nada desdramatizada y nunca deja de presentarlo como un mal.

La puesta en escena es fresca, directa, naturalista, y permite al espectador sumergirse en el mundo de Lis. Sorprende la actuación de Carmen Arrufat, que rodeada de veteranos de la interpretación, es capaz de situarse a su misma altura y ofrecernos un brillante abanico de registros. En fin, una buena película que ilustra sin adornos el horizonte de sinsentido e infelicidad que estamos dejando a nuestros hijos.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad