La jungla: un buen día para morir

  • Rating
    No calificada

Movie Details

Título original
Director
Géneros
Sinopsis
País
Duración
Estreno
Certificación oficial
Reparto

La jungla: un buen día para morir

Público recomendado: Jóvenes 

La jungla: un buen día para morir sigue los pasos del policía John McClane, que se encuentra por sorpresa en Moscú con su hijo Jack en el lugar y momento equivocados. Con los peores elementos de los bajos fondos rusos tras ellos y luchando a contrarreloj para evitar una guerra, los dos McClane descubren que sus métodos opuestos para enfrentarse a las dificultades les pueden venir bien para aunar fuerzas y mantenerse vivos.  

Tras la exitosa Jungla de cristal -que dirigió John McTiernan en 1988 (luego repetiría el cineasta en la tercera entrega, La venganza)- que sentaba las bases del nuevo héroe -un policía en horas bajas pero con la mente muy fresca-, las siguientes historias (La jungla 2: alerta roja, Renny Harlin, 1990 y La jungla 4.0, Len Wiseman, 2007) se han limitado a imitar el modelo original -candidato a 4 Oscar- sin ofrecer nuevos elementos de contraste,

más allá de un elenco de actores que daba la talla con suficiencia, como fue el caso de Alan Rickman, Samuel L. Jackson o Jeremy Irons. 

Y de lo mismo flaquea La jungla: un buen día para morir -que se presenta en las salas españolas con la excusa de su 25 aniversario-, a lo que hay que añadir que en este caso el guión acusa un fuerte componente de acción a raudales, que reduce la cantidad de los diálogos -sin olvidarse de los guiños naturales a otras experiencias fílmicas anteriores- a favor de una factura técnica impecable. Pero ni aún así aprueba esta penúltima versión, puesto que el actor protagonista, Bruce Willis, ha confirmado, al menos, una entrega más. 

En el caso que nos ocupa, Bruce Willis recupera a su socarrón personaje con desgana y aburrimiento, aunque se echa en falta al vulnerable McClane de la primera, más creíble y real en sus limitaciones y más cínico en sus comentarios. Como ya sucedió en la cuarta versión, en la que aparecía su hija, en esta quinta es su vástago el que le da más réplicas, o lo que es lo mismo: se quiere fidelizar al espectador proponiéndole en esta saga familiar otros personajes que son la prolongación del héroe original. 

En cualquier caso, La jungla: un buen día para morir, es sincera, no da más de lo que predica, es decir, entretenimiento familiar, palomitero y olvidable. Además es la más corta de todas las rodadas, más concisa y ataja el conflicto desde su inicio. Pero, a su vez, a pesar de sus buenos propósitos, el argumento resulta indigerible, los villanos son de cartón-piedra y la acción es, como antes señalábamos, excesiva. Se añora, además, el estilo de la trilogía inicial, que queda totalmente lapidado por el desenfreno que se lleva hoy día en el cine de acción. 

La jungla: un buen día para morir es la peor de la saga hasta el momento, pero no por ello es una mala película, porque cumple, de sobra, con su función primigenia, que es el entretenimiento. Y a partir de ahí, ¿alguien imagina otro tono para el Yippee Ki Yay

José Luis Panero

 

Ficha técnica:

(A good day to die hard, Estados Unidos, 2013)

Dirección: John Moore. 

Interpretación: Bruce Willis (John McClane), Jai Courtney (Jack McClane), Sebastian Koch (Komarov), Rasha Bukvic (Alik), Cole Hauser (Collins), Yuliya Snigir (Irina), Mary Elizabeth Winstead (Lucy McClane).

Duración: 97 min.

Género: Drama de acción

Comentarios

quis, ante. Nullam luctus id porta.