Las vidas de Marona

  • Rating

Movie Details

Título original
L'Extraordinaire Voyage de Marona
Director
Anca Damian
Géneros
Animación
Sinopsis
País
 Bélgica,   Francia,   Rumanía
Duración
1 h 30 min
Estreno
8 enero 2020
Certificación oficial
Reparto
Lizzie Brocheré, Bruno Salomone, Thierry Hancisse, Nathalie Boutefeu, Shirelle Mai-Yvart, Maïra Schmitt, Georges Claisse, Etienne Guillou-Kervern, Annie Mercier, Isabelle Vitari

Crítica

Público recomendado: +13

Marona, principiando Nueve, luego Ana, más tarde Sara, indeleble chucho mestizo. Hija de dogo argentino y pequinesa, también mezclada. Anca Damian, a la sazón directora de la extraordinaria Las vidas de Marona, nos aproxima a un fascinante e hipnótico cosmos visual, henchido de una abigarrada e insólita hermosura, todo ello vertebrado por un brillante y fino guion, preñado de sutilezas, ahíto de desbordante sensibilidad. Además, inolvidables lecciones de vida. Verbigracia, tres. Cada vez que te caigas, da gracias por no haberte caído desde más alto. O, un buen olfato vale más que mil palabras. O, también, el amor y un hueso, infalibles recetas de la felicidad canina.

Las vidas de Marona narra la historia de una perrita que, víctima de un accidente, rememora los tres dueños que jalonaron su agradecida vida, a los que siempre quiso leal e incondicionalmente, llenando de dulzura y luz sus respectivos hogares. Disparatados acróbatas, albañiles guaperas o caprichosillas criajas, tres buenos y nobles compañeros de viajes. Hibridando una miscelánea de estilos pictóricos, el color juega un papel decisivo en la cinta. Mixturando el dadaísmo con el cubismo, el surrealismo con el boceto al desgaire, Las vidas de Marona nos rompe el corazón. Tal como lo hicieron Hachiko o Uggie, el auténtico prota de la genial The Artist.

Las vidas de Marona, un canto a cuadrúpedos que marcan nuestras vidas a fuego. Una reivindicación en contra del maltrato y el abandono animal. Una oda de hondísima luminosidad, hiriente elegía a la vez. Hondisimo e inteligente guion, preciosa banda sonora, montaje perfecto. Las vidas de Marona, derroche de exquisita sensibilidad, recordándonos, sobre todo, que la felicidad es un instante entre piélagos de dolor. Y ellos, que nos ofrecieron todo el amor del mundo, siempre se encuentran entre nuestros escasos momentos de felicidad, extrañas criaturas los humanos. Lo mismo que Abderraman III, con sus catorce días de pura y auténtica felicidad. El resto, en tiempos de paranoicos delirios pandémicos, mejor al tacho de la basura.

Tráiler

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad