Living

  • Rating

Movie Details

Título original
Living
Director
Oliver Hermanus
Géneros
Drama
Sinopsis
Ambientada en la década de 1950 en Londres, la película sigue a Williams, un veterano funcionario enterrado bajo el papeleo de la oficina mientras la ciudad se reconstruye después de la II Guerra Mundial. Al recibir un demoledor diagnóstico médico, vacía su cuenta de ahorros y se dirige a la costa. Se promete hacer de sus últimos días un tiempo significativo, pero se percata de que no sabe cómo hacerlo. Después de que un misterioso desconocido lo lleve a la ciudad, Williams se siente intrigado por una joven compañera de trabajo que parece poseer la vitalidad que él había perdido. Con la ayuda de su optimista colega, Williams pone todo su empeño en hacer feliz, de un modo sorprendente, a su entorno.
País
 Japón,   Suecia,   Reino Unido
Duración
1 h 42 min
Estreno
4 noviembre 2022
Certificación oficial
Reparto
Bill Nighy, Aimee Lou Wood, Alex Sharp, Tom Burke, Adrian Rawlins, Oliver Chris, Michael Cochrane, Zoe Boyle, Lia Williams, Richard Cunningham, Patsy Ferran, Ffion Jolly, Jamie Wilkes, John MacKay, Celeste Dodwell

Crítica

Público recomendado: +16

Este largometraje llegará a los cines el día 6 de enero de la mano del director Oliver Hermanus. El reparto está compuesto por el aclamado Bill Nighy, que da vida a Mr. Williams y que está acompañado durante toda la cinta por Aimee Lou Wood (Miss Harris) Tom Burke (Mr. Sutherland) y Alex Sharp (Peter Wakeling)

Nos encontramos en Londres, en el año 1953. El señor Williams es un funcionario de obras públicas cuyo día a día está guiado por el trabajo y la monotonía propia de la rutina. Sin embargo, en un momento dado, una noticia le hará darse cuenta de lo que realmente importa en la vida y cómo tenemos que aprovechar cada uno de los momentos que se nos regalan. La película es una adaptación de otro largometraje japonés, Ikiru, estrenado en 1952 y cuyo director fue Akira Kurosawa.

Toda la filmación se fundamenta en la idea de que la vida tiene fecha de caducidad y que depende de nosotros cómo queremos vivirla y con quién. Podemos disfrutar de cada instante como si fuese el último o, por el contrario, esperar inmóviles, como una estatua de sal a que el último grano de arena de nuestro reloj desaparezca.

Al fin y al cabo, lo que pretende nuestro protagonista es conseguir ser feliz de una vez por todas. Para ello, la vida le pone en su camino a dos personas muy distintas. El primero es el señor Sutherland, que visto desde el punto de vista filosófico, podríamos compararlo con la corriente hedonista. Una fuente inagotable de energía que pretende alcanzar el bienestar dejándose llevar por los placeres más arcaicos del ser humano, sin embargo, esa vida no es para el señor Williams.

La otra persona con la que se topa es la señorita Harris, una joven llena de vitalidad con la que ha tenido la oportunidad de trabajar y que consigue abrirle los ojos y contagiarle su estilo de vida.

Bill Nighy está impecable en este papel y es que es capaz de transformar a un personaje soso y carente de ilusión en otro nuevo, completamente opuesto y lleno de energía. Una persona bondadosa y que, en el ocaso de su vida, descubre la verdad de lo que significa vivir y cómo uno es capaz de ayudar a los demás cuando es consciente de lo que realmente tiene valor.

En definitiva, nos encontramos ante una representación de la vida tal y como es, con su oscuridad y la tristeza que puede llegar a inundarnos, pero también con todo lo bueno que nos aporta. Porque la vida, es un regalo que nunca debemos rechazar. Esta película consigue exprimir lo mejor de cada persona y convertirse en un canto a la bondad, a la fortaleza y a las ganas de querer hacer las cosas bien.

 

 

Este film consigue marcar al espectador, pero sin lugar a dudas, yo me quedo con un momento muy concreto en el que Bill Nighy nos asombra con su voz cantando una canción tradicional escocesa compuesta en honor a un árbol llamado Rowan tree pero que en España conocemos como serbal. La melodía dice así: Serbal, serbal, siempre te querré. Enredado estás con muchos lazos de la casa y de la infancia. Tus hojas fueron siempre las primeras de la primavera y tus flores son el orgullo del verano. No había un árbol tan bonito en todo el campo. En tu hermoso tallo había muchos nombres que ahora ya no veo, pero están grabados en mi corazón y en el olvido nunca caerán…

Y así es, nuestra memoria es un tesoro que nos permite darnos cuenta de aquello que hemos vivido y de la importancia que tiene para nosotros las personas con las que hemos compartido todos los buenos momentos.

Así que doy gracias a esta película y a su maravilloso reparto porque Living no es un largometraje cualquiera que recoge una moraleja. No, definitivamente es una dosis de realidad que entra en nuestra venas sin freno y que nos consigue abrir los ojos en poco más de sesenta minutos para hacernos ver que la vida es mucho más bonita cuando la aprovechamos segundo a segundo con las personas que más queremos.

Ángela Taltavull

Tráiler

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad