Loli Tormenta

Crítica

Público recomendado: +16

Este largometraje llegará a los cines el día 31 de marzo. Es la obra póstuma del director Agustí Villaronga, la última de sus películas. El elenco está liderado por la dos veces ganadora del Goya Susi Sánchez (Loli), a la que acompañan Fernando Esteso (Ramón) y Celso Bugallo (Tomás) entre otros.

Loli vive junto a sus nietos, Robert, de trece años y Edgar, el pequeño. A Loli la apodan Tormenta puesto que, en su juventud, fue corredora de atletismo y era tan veloz como una tormenta.

La hija de Loli falleció y fue ella la que tuvo que ocuparse de los niños, sin embargo, desde hace un tiempo Loli tiene “ausencias” como ella misma suele llamarlas. Situaciones en las que se evade de la realidad y tarda mucho en regresar. Es Edgar el que se empieza a dar cuenta de que lo que le está sucediendo a su abuela no es algo temporal y que todo indica que puede padecer Alzheimer. Esto se une a la grave situación económica en la que se encuentran, puesto que el banco va a embargarles la casa y ni si quiera tienen dinero para poder comer.

Acostumbrados a las películas de Villaronga, este film es muy diferente, ya que, a pesar de su dramatismo y la complejidad de tratar un tema como es la demencia y el Alzheimer, nos encontramos ante a un largometraje en el que las escenas cómicas salen a la luz en numerosas ocasiones.

Loli Tormenta es un aprendizaje para todas las personas que se encuentran luchando frente a multitud de obstáculos y que no saben cómo afrontarlos. Un canto a la vida y a la esperanza, una muestra de la fortaleza que puede llegar a tener el ser humano. No cabe duda de que el director ha querido dejar esta obra maestra como testamento, para permitirnos a los espectadores abrir los ojos y descubrir todo lo bueno que la vida puede darnos y la importancia de rodearnos de la gente que nos quiere para hacer frente a todas las adversidades.

Cuando nos ponemos frente al personaje de Loli, nos damos cuenta de la bondad, la dulzura y el optimismo que su figura representa. La maestría con la que Susi Sánchez interpreta a Loli Tormenta es impecable, y es que, a pesar de todo el dolor y la crudeza que la rodea día tras día, es capaz de llenarla de gracia y alegría a cada momento. Y es que así es Loli, una luchadora nata que en cada escena en la que aparece nos da una lección de vida a todos los espectadores.

Ángela Taltavull

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad