Nos vemos allá arriba

  • Rating

Movie Details

Título original
Au revoir là-haut
Director
Albert Dupontel
Géneros
Drama, Crimen, Comedia, Bélica
Sinopsis
Noviembre de 1919. Dos supervivientes de las trincheras, uno un magnífico ilustrador y el otro, un modesto contable, montan una estafa sobre los monumentos a los muertos de la guerra. En la Francia de los años veinte, el proyecto se convierte en algo tan peligroso como espectacular.
País
 Canada,   Francia
Duración
1 h 57 min
Estreno
25 octubre 2017
Certificación oficial
Reparto
Nahuel Pérez Biscayart, Albert Dupontel, Laurent Lafitte, Niels Arestrup, Émilie Dequenne, Mélanie Thierry, Philippe Uchan, Héloïse Balster, André Marcon, Kyan Khojandi, Michel Vuillermoz, Frans Boyer

Crítica:

Público recomendado: Adultos S

Nos vemos allá arriba, dirigida y protagonizada por Albert Dupontel, es la adaptación cinematográfica de libro homónimo de Pierre Lemaître.

Ambientada en el París de 1920, cuenta la historia de Albert Maillard, un hombre que, tras servir en la Primera Guerra Mundial, empieza a cuidar de un compañero de trincheras, Edouard Péricourt, que queda con media cara destrozada y finge su propia muerte.

La película traza un recorrido zigzagueante pasando desde las trincheras hasta el París de la época, cargado en el trayecto con una cinematografía del espectáculo acompañada sin miramientos de buenos puñados de efectos visuales. Elaborando juegos interesantes con la narrativa, Dupontel emula algunos de los recursos que se usaran en el cine clásico, y contraponiéndolos con una cámara que no permanece quieta un instante (llegando, en ocasiones, al abuso).

Todo el enorme despliegue visual, quizá demasiado manido, llegando a ser remix de remixes, deja un tanto frío en la percepción de la trama, que tiene temas interesantes que quedan, no obstante, en cierta medida rebajados a plastilina. Con escenas que pasan de tiroteos y bombas a peleas callejeras, sexo pasajero y comedia absurda de caricaturas, la historia toca puntos interesantes como vivir en la sombra e intentar moverse absolutamente por una idea, pero todo queda como un gran espectáculo de títeres en una danza visual, que, eso sí, no deja de ser espectacular visualmente.

 

 

Comentarios

ipsum adipiscing massa Aenean Sed consectetur eget risus. elit. vel, quis,