Otra ronda

  • Rating

Movie Details

Título original
Druk
Director
Thomas Vinterberg
Géneros
Comedia, Drama
Sinopsis
Cuatro profesores de instituto se embarcan en un experimento sociológico en el que cada uno de ellos deberá mantener la tasa de alcohol en su cuerpo al mismo nivel, durante su vida diaria, intentando demostrar de esa manera que pueden mejorar en todos los aspectos de su vida.
País
 Dinamarca,   Netherlands,   Suecia
Duración
1 h 56 min
Estreno
24 septiembre 2020
Certificación oficial
Reparto
Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Lars Ranthe, Magnus Millang, Maria Bonnevie, Susse Wold, Helene Reingaard Neumann, Diêm Camille G., Martin Greis-Rosenthal, Albert Rudbeck Lindhardt, Frederik Winther Rasmussen, Morten Thunbo, Dorte Højsted, Michael Asmussen, Cassius Aasav Browning, Christiane Gjellerup Koch, Magnus Sjørup, Silas Cornelius Van, Aksel Vedsegaard, Aya Grann, Gustav Sigurth Jeppesen, Freja Bella Lindahl, Mercedes Claro Schelin, Maria Ovi, Clara Phillipson, Lucas Helt, Oskar Kirk Damsgaard, Niels Jørgensen, Le Münster Swendsen, Christina Hildebrandt, Thomas Guldberg Madsen, Per Otto Bersang Rasmussen, Morten Jørgensen, Basse J. Dam, Max Kaysen Høyrup, Waldemar Beer Hansen, Matti Rochler, Milas Hansen, Carl David Schubert Holm-Nielsen

Crítica

Público recomendado: +18

Druk (Otra ronda) es la nueva película de Thomas Vinterberg, quien fuera cofundador del movimiento fílmico Dogma 95. Autor de Celebración y La caza, vuelve con una película abrumadora, llena de energía y de prosaica belleza, que narra la historia de cuatro profesores de instituto de mediana edad que, sintiendo que viven una vida anodina, deciden cambiar el flujo de sus días con un experimento: vivir cada día bebiendo alcohol de forma controlada, con el objetivo de mantener un promedio de 0,05% de alcohol en sangre a diario.

A partir de esta premisa, el mundo de los adolescentes comienza a conjugarse con el de los adultos (en un país como Dinamarca, especialmente habituado al consumo de alcohol). El deseo de vivir se antepone a cualquier otra premisa. De la mano de este deseo, nos sumergimos en un excitante viaje exquisitamente narrado.

Sacralizar el vicio puede parecer uno de los focos de interés de Otra ronda, pero la película viaja mucho más allá. El alcohol no salva del vacío; Vinterberg quiere abordar este vacío y sumergirse en él contemplando el horror y la belleza de las circunstancias, y el mismo horror y belleza que reside en nuestras decisiones a la hora de encarar el temible viaje de la vida.

Se pueden vivir las circunstancias haciendo zetas por la calle o apoltronado en un diván, pero la vida es más compleja que las mismas circunstancias y no se define únicamente por ellas. Vinterberg apostilla esta noción antes de que se convierta en la única lectura posible del film: el viaje de Otra ronda no consiste en un cuento moral sobre la dicotomía de darse a la botella o no hacerlo. Si existe una propuesta en su discurso, es más compleja que bailar a son de éter o dejar de hacerlo. Más compleja que saber amar mediante gestos pequeños y grandes. Más compleja que no saber mantener viva la llama esencial de una relación.

Salvándose de este discurso, Otra ronda adquiere una dimensión más trascendental al ahondar en la conexión con el otro y con lo otro. Finalmente, Vinterberg, acompañado de una prodigiosa interpretación de Mads Mikkelsen, no sacraliza el vicio: sacraliza la celebración de la vida. Siempre existirá la resaca, pero merece la pena no privarse de celebrar por nimiedades; del mismo modo, no merece la pena vender la vida a nimiedades como el alcohol… En definitiva; no merece la pena vender la vida a las circunstancias; merece la pena vivirla.

La dimensión trascendental del film de Vinterberg se completa con la definición de una pregunta. Otra ronda parece hablar de la respuesta incondicional que se busca perpetuamente, y de todo lo que no acaba dando respuesta. Pero, una vez más, lo importante no son esas circunstancias con las que llegaron esos intentos de respuesta… lo importante es la existencia y constatación de esa búsqueda. Recuperando la cita de Kierkegaard con la que abre el film: “¿Qué es la juventud? Un sueño. ¿Qué es el amor? El contenido del sueño”.

Otra ronda resulta una película tremendamente climática. Aunque contenga ciertas concesiones dramáticas que pueden resultar algo menos estimulantes por carcomidas, no deja de ser una muy provocadora experiencia que lanza, con las justas ambigüedades que la vida misma contiene, a preguntarse si hay algo que estemos sacralizando demasiado, o si hay algo que no estemos sacralizando lo suficiente justo ahora, hoy mismo, aquí.

Tráiler

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad