The Mauritanian

  • Rating

Movie Details

Título original
The Mauritanian
Director
Kevin Macdonald
Géneros
Drama, Suspense
Sinopsis
Capturado por el gobierno de los Estados Unidos, Mohamedou Ould Slahi sobrevive en la prisión de Guantánamo donde lleva más de una década sin cargos ni juicio. Tras haber perdido toda esperanza, Slahi encuentra aliados en la abogada defensora Nancy Hollander y su asociada Teri Duncan. Juntos se enfrentan a innumerables obstáculos en una búsqueda desesperada de justicia.
País
 Reino Unido,   United States of America
Duración
2 h 09 min
Estreno
12 febrero 2021
Certificación oficial
Reparto
Tahar Rahim, Jodie Foster, Benedict Cumberbatch, Shailene Woodley, Zachary Levi, Langley Kirkwood, Sammer Usmani, Corey Johnson, Matthew Marsh, David Fynn, André Jacobs, Meena Rayann, Arthur Falko, Stevel Marc, Robert Hobbs, Nezar Alderazi

Crítica

Público recomendado: +16

 Nos llega quizás una de las películas más relevantes de la última década. En ella se nos cuenta la historia de un joven mauritano que fue arrestado, supuestamente, por colaborar directamente con Al-Qaeda y Bin laden, en el reclutamiento de los pilotos que se estrellaro en las Torres Gemelas, en el atentado del 11-S contra los Estados Unidos. Uno de los acontecimientos más decisivos para el pueblo americano y para todos, en la guerra contra el terrorismo.

Las ramificaciones de este tema son extensas y las investigaciones para lograr arrestar al culpable se produjeron bajo una situación internacional de una alteración e ira fuera de lo común. La rabia y vulnerabilidad que sentía el pueblo americano y, por ende, el resto del mundo, como bien se vio en el resto de atentados terroristas posteriores (Londres, España, …) atravesó toda nuestra estructura “ciudadana”. La ira y la indefensión de Occidente dio, quizás, justificación a muchos altos cargos del ejército y la alta política, para buscar a los responsables más allá de vulnerar o no los derechos humanos para lograrlo. Esta película nos cuenta todo este proceso desde el punto de vista de un joven ingeniero de Mauritania, formado en Alemania, que, de repente, es detenido y torturado durante años sin acusación alguna. Esta historia está basada en hechos reales y existe un libro, traducido a varias lenguas, que da los detalles precisos para entender la envergadura de lo ocurrido. Hace tan solo veinte años de lo ocurrido o quizás algo menos, pero el cine ya nos ofrece la ocasión de hacer memoria de lo sucedido, para comprender los errores cometidos. Por eso, estamos ante una película de pura actualidad.

La película comienza mostrándonos la vida familiar y religiosa del protagonista, y poco después vemos a su futura abogada interpretada por una espléndida Jodie Foster. Mohamed Ould Slahi termina recluido en la prisión Guantánamo donde lleva más de una década sin cargos ni juicio.  Tras haber perdido toda esperanza, Slahi encuentra aliados en la abogada defensora Nancy Hollander (Foster) y su asociada Teri Duncan (Woodley).

La película arranca con firmeza y elegancia, especialmente por la presentación y decrispción tanto del protagonista y su caso, como de su abogada y del fiscal que representa al Ejército, el talentoso Benedict Cumberbatch. Sin embargo, el ritmo y tono de la película comienza a perder fuerza en la mitad del filme, quizás por querer narrarlo de modo más documental; de ahí esa tendencia a aburrir que pronto se disipa. La aparición de unos documentos secretos ocultos por el Ejército, que narran las torturas sufridas durante su tiempo en prisión, permite que la segunda parte despegue con ritmo, emoción y grandes interpretaciones. Un climax muy bien logrado que, junto a una fotografía soberbia y una dirección eficaz e inteligente, consiguen un producto más que notable.

El director, Kevin Macdonald, responsable de películas como Whitney (2018) o El último rey de Escocia (2006), fue galardonado con un Óscar al mejor documental corto por One Day in September, película acerca del asesinato de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972. En este caso se adentra en un tema que pone en relieve el derecho de todo ser humano a ser tratado con dignidad, y de tener un juicio justo. Muy interesante cómo se entremezcla con la historia, la posición cristiana de uno de los personajes, dejando constancia de cómo Occidente, que porta en su origen la herencia de la tradición judeo-cristiana (entre otras), no puede mirar hacia otro lado cuando la vida de cualquier persona y sus derechos están en juego. Recuerda un poco a películas como El puente de los espías (2015) en donde Tom Hanks, un abogado de Brooklyn (Nueva York), defiende a Rudolf Abel, detenido en Estados Unidos y acusado de espiar para los rusos. Por otro lado, la película podría servir de puente, nunca mejor dicho, para el diálogo interreligioso entre la religión católica (o cristiana) y el islam. Muy interesante cómo se introduce el concepto de perdón en el protagonista y la relación bonita con sus carceleros.

En definitiva, un drama judicial basado en hechos reales que resulta de pura actualidad para comprender quizás muchos los acontecimientos que estamos sufriendo hoy. Unas interpretaciones de lujo, con una Jodie Foster estupenda, conforman una película cuasi documental que denuncia lo ocurrido en Guantánamo y aborda con humanidad, la dignidad de toda persona más allá de los actos cometidos. No se la pierdan.

Tráiler

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad