The Possession (El origen del mal)

  • Rating
    No calificada

Movie Details

Título original
Director
Géneros
Sinopsis
País
Duración
Estreno
Certificación oficial
Reparto

The Possession (El origen del mal)

Público recomendado: Adultos 

El director de origen danés, Ole Bornedal, ya flirteó con Hollywood hace unos años. En 1997 rodó en Estados Unidos La sombra de la noche, un remake de su propia película hecha en Europa, la mucho más equilibrada El vigilante nocturno. Su experiencia no debió ser demasiado buena y Bornedal decidió regresar a sus orígenes. Sin embargo, ya era demasiado tarde. Sam Raimi se había fijado en él y años después le propuso que dirigiera una hilarante película de terror, La sustituta. A Bornedal le atrajo la idea de trabajar con Raimi y aceptó. Bien es verdad que el citado film no causó ninguna sensación pero Sam Raimi y Ole Bornedal hicieron migas. Así las cosas, el primero le propuso al segundo una historia mucho más interesante.

The Possession (El origen del mal) tiene como mínimo, tres cosas interesantes. La primera su director. Se nota que Bornedal no es ningún hijo de la MTv, que su concepción del cine es mucho más templada y eso se aprecia en The Possession, donde su puesta en escena no se deja arrastrar por lo descabellado de su propuesta. La segunda cuestión interesante es su propio planteamiento argumental pues el ente maléfico que azota la inocencia de una niña no viene de la religión católica sino que brota de la tradición judía. Y en tercer lugar, la posesión que nos ocupa no es únicamente espiritual como suele serlo tradicionalmente, sino que además, también es física, tangible.

Con esta serie de elementos sobre la mesa The Possession resulta ser un film mucho más interesante de lo que cabría esperar. Sus personajes, aunque lejos de ser un prodigio dramático logran empatizar con un público que termina creyéndose el drama de una familia rota que, caprichos del destino, terminará uniendo un maléfico espíritu errante. Aunque un tanto tópico, no es menos cierto que en The Possession, el drama familiar y las escenas de terror están bien dosificadas de modo que la tensión consigue aguantar el tipo hasta el final del metraje.

A todo esto no es ajeno, como ya hemos señalado, la cuidadosa mano de Ole Bornedal. Su puesta en escena, sin resultar particularmente brillante sí que logra insuflarle al relato una enrarecida atmósfera que consigue apartarse de la que sigue siendo el gran referente del cine de posesiones demoníacas, El exorcista. Además, el guión de Juliet Snowden y Stiles White, le brinda a Bornedal algunas de las propuestas visuales más interesantes que ha planteado el cine de terror moderno (véase esa mano que sale literalmente de la garganta de la niña poseída). Así las cosas, The Possession se deja ver no sin algún que otro sobresalto hasta su final, verdadera eclosión de efectos, luces y sombras, de un film que no obstante, no abusa demasiado de sus efectos especiales. De modo que  The Possession, sin ser ninguna obra maestra y quedándose lejos de los clásicos del cine de terror, aporta no obstante su granito de dignidad a un género actualmente  demasiado monopolizado por –salvo honrosas excepciones- los remakes y los efectos especiales

Ramón Monedero

 

Ficha técnica:

Dirección: Ole Bornedal

(Estados Unidos, 2012)

Interpretación: Jeffrey Dean Morgan (Clyde), Kyra Sedgwick (Stephanie) Natasha Calis (Em), Madison Davenport (Hanna), Grant Show (Brett), Jay Brazeau (Profesor McMannis)

Duración: 92 min.

Género: Terror.

Comentarios