Un invierno en la playa

  • Rating
    No calificada

Movie Details

Título original
Director
Géneros
Sinopsis
País
Duración
Estreno
Certificación oficial
Reparto

Un invierno en la playa 

Público recomendado: Jóvenes 

Las historias sobre familias rotas se han abordado de maneras muy distintas a lo largo de la historia del cine. Melodramas convencionales, folletines telenovelescos, dramas sociales, tragedias urbanas, comedias negras, etc.

La original propuesta de Un invierno en la playa (Stuck in love) lleva nuestros pasos hasta la casa del novelista de éxito Bill Borgens, un portentoso Greg Kinnear, que es incapaz, dos años después de su divorcio, de superar la ausencia de su esposa, Jennifer Connelly. El chispeante director y guionista John Boone posa su mirada sobre este hombre castrado artísticamente por el dolor de la separación que, sin embargo, ha dejado en sus hijos la semilla de la escritura como remedio para exorcizar los miedos y descubrir nuevos caminos de expresión.

 

La cinta empieza cuando su hija mayor, Samantha (Lily Collins), de 20 años, anuncia que le van a publicar su primera novela, y su hijo menor, Rusty, obsesionado con la ficción de terror, decide empezar un camino iniciático de experiencias adolescentes que le sirvan de epifanía. Todo muy intelectualoide pero atractivamente simpático.

 

Entretanto, hay tiempo para el sentimentalismo y la melancolía, y la resolución de algunos problemas freudianos tales como “el matrimonio de mis padres se ha ido al garete, pues yo no quiero enamorarme jamás porque el amor no existe”. Al margen de esos lugares comunes por los que pasa toda comedia amarga de personajes variados, estamos ante una cinta verdaderamente estimulante, donde los punzantes diálogos y las soberbias interpretaciones dejan un poso difícil de describir. Porque, sobre todo, estamos ante una cinta que trata sobre la soledad, la soledad del escritor, ese hombre obsesionado con ‘su’ idea del arte y la belleza que debe, además, lidiar con la idea del arte y la belleza del mundo; que trata sobre la soledad cuando el amor se acaba, o cuando el amor se abandona, que trata del matrimonio y del compromiso, del enamoramiento y la lujuria, del momento exacto en que se deja de ser niño y se empieza a ser hombre, que trata de esas canciones que a veces, mejor que cualquier confesión y diván, dicen de verdad quiénes somos y lo que esperamos de la vida; que trata de las mujeres de 40 años y de los hombres de 50, que trata de cómo después de todas las soledades, los desengaños y las frustraciones lo que perdura es la familia y que trata, sobre todo, de los difícil que es expresar todo esto con palabras.

 

No es una cinta en la que haya que valorar la puesta en escena, el diseño de producción o la fotografía. Es una película pequeña, de personajes que se buscan, que tratan de saber quiénes son a toda costa. Y que lo descubren. Es una cinta que deja ese noséqué inefable que tenían Juno o Beautiful Girls y que encandiló a medio mundo. Una película que habla sobre el miedo, los defectos, los pequeños secretos y excentricidades que nos podrían convertir a cada uno de nosotros en protagonistas de una novela de terror. Una cinta que habla sobre nuestros deseos de ser mejores, de superar los errores del pasado y lo que nos puede anclar a la infelicidad. Una película que habla, en definitiva, sobre el hombre.

 

Ficha técnica 

Director y guionista: John Boone

Intérpretes: Greg Kinnear (William Borgens), Jennifer Connelly (Erica), Lily Collins (Samantha Borgens), Nat Wolff (Rusty Borgens), Logan Lerman (Lou), Kristen Bell (Tricia), Rusty Joiner, Spencer Breslin, Liana Liberato (Kate),.

Género: Drama romántico / Comedia dramática

97 minutos

Comentarios

adipiscing sem, ut Curabitur venenatis pulvinar Praesent nec ut