Viaje a Sils Maria

  • Rating

Movie Details

Título original
Clouds of Sils Maria
Director
Olivier Assayas
Géneros
Drama
Sinopsis
Maria Enders (Binoche), 20 años después de hacerse famosa por su interpretación de Sigrid, el personaje que fascinó a Helena y la llevó al suicidio, deberá decidir si, ahora que se encuentra en la cima de su carrera profesional, quiere volver a aceptar un papel en la obra, esta vez interpretando a Helena.
País
 Alemania,   Francia,   Switzerland
Duración
2 h 03 min
Estreno
20 agosto 2014
Certificación oficial
R
Reparto
Juliette Binoche, Kristen Stewart, Chloë Grace Moretz, Lars Eidinger, Johnny Flynn, Brady Corbet, Hanns Zischler, Angela Winkler, Nora von Waldstätten, Aljoscha Stadelmann, Claire Tran, Stuart Manashil, Péter Farkas, Ben Posener, Ricardia Bramley, Luise Berndt, Gilles Tschudi, Benoït Peverelli, Caroline De Maigret, Arnold Gramara, Sean McDonagh, Valery Bukreev, Katrin Schmidt, Phoebe Lin, Katarzyna Nawrotek, David Seghezzo, Claire-Anne Piguet, Wilhelm J. Reitzenstein, Jerry Kwarteng, Jakob Köhn, Steffen Mennekes, Rosa Schrehardt

Crítica:

Público recomendado: Adultos

María Enders (Juliette Binoche) es una estrella francesa internacional que saltó a la fama gracias a su interpretación de Sygrid en “Maloja Snake”. Dicha obra narra la tempestuosa relación sentimental entre una manipuladora chica joven, Sygrid, y su jefa, Helena, una mujer madura y vulnerable que acaba suicidándose cuando Sygrid le abandona. Veinte años después, María, que está cansada de participar en películas de superhéroes para adaptarse a la oferta comercial actual, recibe una propuesta para participar en una nueva versión teatral de “Maloja Snake”, esta vez como Helena. JoAnn Ellis (Chloe Grace Moretz), la actriz veinteañera de moda y objetivo habitual de los paparazzi hollywoodienses, se encargará de interpretar el antiguo rol de María en el escenario del West End londinense. Incapaz de rechazar un papel tan bueno, María acepta el reto, pero se siente incómoda e insegura ante un personaje de tal envergadura dramática que, además, le recuerda que ha envejecido. La actriz decide entonces retirarse a Sils Maria para ensayar la obra con su asistente personal norteamericana, Valentine (Kristen Stewart).

Tal y como ocurre en films recientes como Birdman (Alejandro González Iñarritu, 2014) o La sombra del actor (Barry Levinson, 2014), Viaje a Sils Maria reflexiona en torno al trabajo del actor, a su relación con las obras y personajes que interpreta, la influencia que tienen en su vida real y los gajes que rodean a su oficio. Además de indagar una vez más en la cuestión de la crisis vivida por los actores de edad madura que otrora fueron estrellas, en este caso, la película desvela también la dinámica entre la asistente personal y la diva del cine y los problemas que la empleada tiene con su jefa, quien sabe que es imprescindible en su vida pero no sabe agradecer su trabajo. Por otro, en las secuencias que María comparte con JoAnn se presenta la clásica rivalidad que surge entre la actriz consagrada y la estrella emergente, al estilo de Eva al desnudo (Joseph L. Mankiewicz, 1950).

El director Olivier Assayas escribe un guion metatextual, en el que las interferencias entre realidad y ficción, entre la vida y el arte cinematográfico e incluso entre el film y las actrices son constantes. Así, por ejemplo, mientras Valentine ayuda a ensayar a María, la mayor parte del tiempo es difícil distinguir si están reproduciendo y discutiendo el texto de la obra o si lo hacen sobre ellas mismas. Al mismo tiempo, Binoche parece estar interpretándose a sí misma; el personaje de Moretz recuerda a la actriz Lindsay Lohan; y el escándalo que protagoniza en el film se parece demasiado al que vivió Stewart hace unos años. Asimismo, Kristen Stewart- Valentina realiza varios comentarios que remiten a su pasado como protagonista de la saga Crepúsculo.

Sin duda, Assayas demuestra que domina el juego de la metatextualidad que lleva a cuestionar el endeble vínculo entre realidad y ficción. No obstante, este recurso es tan loable como arriesgado y el director, al centrarse excesivamente en esta forma tan abstracta de inferir las ideas, provoca que el mensaje se convierta, la mayoría de las veces, en un elemento que provoca la desconexión con lo que las personas reales piensan y sienten.

La película cuenta con sólidas interpretaciones, destacando especialmente a una Kristen Stewart que, después de la grata sorpresa de Siempre Alice (Richard Glatzer, Wash Westmoreland, 2014), ofrece otro retrato de una joven inteligente que debe equilibrar la necesidad de ser ella misma y con sus responsabilidades para con una persona a la que aprecia. Stewart demuestra de nuevo que sabe estar a la altura cuando tiene que dar la réplica a actrices veteranas como Julianne Moore o Juliette Binoche.

 

 

 

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad