3 noviembre, 2020

S.W.A.T.

S.W.A.T.

Crítica

Público recomendado: +14

Las productoras de televisión están recurriendo con frecuencia a probar suerte con remakes de series de éxito como hace unos años sucedió con el MacGyver de los 80 y en estos últimos años está ocurriendo con Los hombres de Harrelson de los años 70, que tiene una nueva versión, titulada S.W.A.T., creada por Robert Hammer y Clark Johnson, que puede verse en los canales de Axn y Atreseries en España desde 2017. La diferencia más significativa es que su protagonista, Hondo Harrelson, es negro y que se añaden algunos personajes para contentar a los abanderados de la ideología de género. Esta producción televisiva consta de 66 episodios, divididos en tres temporadas y la cuarta está en camino.

La serie en cuestión se centra en contar la historia de un grupo de élite de la policía de los Estados Unidos, especializados en asaltos, resolver secuestros o combatir células terroristas en la línea generalmente de las series de la Fox (la primera aparición fue en la mencionada cadena) de mostrar la lucha entre los buenos, que están del lado de la ley y los que combaten del lado de las fuerzas del mal, en este caso, los delincuentes, donde prima la acción frente a los buenos diálogos.

Sin embargo, la principal razón por la que queremos analizar esta popular serie para los amantes del género es porque uno de los policías, que forma parte de este equipo y que tiene el rango de sargento es un cristiano practicante, que se entiende católico. Este policía responde al nombre de Dick. Este personaje no tiene ningún problema en mostrarse a los demás como creyente y es representado como una persona sociable, con gran sentido común. Este agente de la ley besa la cruz cada vez de se enfrenta a un misión complicada. De hecho, ante una situación límite, este agente de la ley consuela a una joven, cuyo familiar cercano ha sido secuestrado, rezando la oración del Padrenuestro, algo no muy habitual en el mundo audiovisual, aunque hay excepciones como ese personaje de una película de Clint Eastwood que reza la oración de San Francisco o el Padre Nuestro que le hemos visto rezar a algún personaje de Tarkovski y a actores de fama internacional como Mark Wahlberg y Roberto Benigni en uno de sus largometrajes respectivamente.

Este señor explica a su compañero que asiste a la eucaristía los domingos y que lleva a sus hijos todas las semanas, explicando, en un momento determinado, que una niña que conocía su hija ya no podía ser su amiga, ya que se encontraba en el cielo al lado de un familiar y del niño Jesús.  Finalmente, en una escena en la que su mujer se desmaya, Dick reza el Rosario para que ella se recupere lo más pronto posible. Por último, este policía se encuentra con una chica bisexual que está jugando a dos bandas. Este hombre le explica su planteamiento de vida y como se debe actuar;  lo hace con serenidad y tranquilidad con la intención de ayudar. No obstante, esta chica al principio malinterpreta sus palabras, pero luego comprende que la intención era buena y esta chica, que sigue sus consejos, le pide perdón y él, lógicamente, la perdona con facilidad.

Cambiando de personaje, Hondo Harrelson acoge y adopta a un chaval conflictivo, mientras que el agente, Dominok Luca, habla con la directora de un colegio para que matriculen a una niña problemática y pueda corregir la dislexia.

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad