31 agosto, 2021

The Flight Attendant

The Flight Attendant

Crítica

Público recomendado: +16

Las situaciones de cuarentena vividas por el coronavirus nos han obligado a medirnos con temas como “la muerte” o con el don que es “poder vivir”. La directora de cine Isabel Coixet reconoce su dificultad ante la primera cuarentena: “Todo lo que dábamos por sentado ya no está ahí (…) Reconozco que no sé habitar este ahora, estos minutos se me hacen eternos” (ABC, 31/03/20). La protagonista de la serie que nos ocupa tampoco sabe moverse ni “habitar” en la realidad que le toca vivir. Problema, por otro lado, bastante común en la ficción y en la vida misma.

Pues bien, el cine y las series de T.V. también nos presentan personajes que sufren todo esto; con o sin pandemia en sus vidas. Un ejemplo serían las historias de personajes que son adictos: alcohol, cocaína u otras drogas, a las que acuden para poder afrontar lo que tienen delante. En esta línea resulta muy interesante la serie de T.V. The Flight Attendant, una propuesta de HBO nominada a cinco Premios Emmy. Ocho episodios en donde nos cuentan la historia de Casi, Cassandra Bowden, una azafata de vuelo que se despierta en un hotel con un cuerpo sin vida a su lado. Al darse cuenta de que no recuerda con claridad qué ha ocurrido, entra en pánico y trata de recuperar su vida anterior ocultando su rastro. Como dice un pensador actual, Edgar Morin, la raíz del error es ocultar los hechos que nos molestan, anestesiarlos y borrarlos de nuestra mente.

Conforme avanza la serie descubrimos el problema que tiene con la bebida y las distintas heridas de su pasado van aflorando capítulo a capítulo. Interesante cómo no es capaz de estar a solas consigo misma. Aunque las tramas secundarias no están a la altura de la trama principal, la serie permite una introspección muy original sobre las adicciones. A nivel narrativo recuerda en ocasiones a Fleabag (2016- actualidad) o a la película Del Revés (2015); sobre todo al tratar de mostrar visualmente sus pensamientos, paralizando la acción principal y creando un nuevo “espacio” y un nuevo “tiempo”, en donde continúa la historia; como diría Kant, el espacio y el tiempo, en este caso dentro del “lenguaje/narración visual”, son las formas a-priori de la experiencia sensible, es decir, sin ellas, no se entendería bien ni la trama “mental” ni su conexión con la trama “principal”. De ahí, que el espectador pueda perderse en ocasiones o cansarse de ese ir y venir; de la mente de la protagonista a la realidad.

Por otro lado, y en relación a los conflictos internos de los personajes, también evoca a películas como La Terminal (2004) en el personaje de Catherine Zeta-Jones o a Lost in Traslation (2003).

En definitiva, The Flight Attendant en HBO, una serie divertida e inteligente que podría madurar en posteriores temporadas pues nos recuerda que nunca es tarde para afrontar y recuperar el gusto por la vida. Eso sí, no es apta para menores debido al exceso que hace la protagonista con la bebida. Aun así, y gracias también a ese tono cómico y desenfadado, la serie permite una visión adulta y animada al mismo tiempo. No se la pierdan.

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad