4 noviembre, 2011

Entrevista a Paco Arango director y guionista de Maktub.

Mi entrevista con Paco Arango el director y guionista de Maktub comienza en una fría y lluviosa mañana de octubre. Por temas logísticos ha de ser por teléfono. “Vaya “-pienso para mis adentros-,  “con lo que me gusta conocer a las personas y poder mirarlas a los ojos… Pues nada, que sea lo que Dios quiera…” Y le llamo…

Mi retraso de siete minutos en la llamada no le molesta en absoluto:

Yo: Perdona Paco, me he entretenido, ha sido un retraso sin justificación.

Paco: No hay problema para nada, estate tranquila.

(Respiro aliviada. Me gusta su acento mejicano, es cálido y cercano. Buena vibración… Sigo)

Yo: Lo primero mi enhorabuena por esa película tan magnífica. Maktub respira humanidad y energía positiva por todas partes.

Paco: Bueno es que esta película tiene mucho del de “Arriba” en ella.

(“Glup!!!” -vuelvo a pensar-, “ Pues, si que es directo este tío, no se corta , si todos fuéramos así, otro gallo nos cantaría”… Paco continúa su speech)

Paco: El tema de Dios esta ahí flotando en toda la película. Se refleja en el trasunto del amor: el amor perdido de la familia, el amor de Antonio, el amor de la madre de Antonio. Claro, es que estos niños dan tanto amor… Creo que sabes que el personaje de Antonio está basado en un chico real ¿verdad?. Antonio también era canario como el protagonista de la película. Era un chico como mucho carácter y una personalidad extraordinaria. Comencé a escribir el guión junto a él.  Frases de la película fueran sacadas directamente de sus labios. Por ejemplo cuando presenta a su compañero de habitación dice algo así como:  “Te presento a mi compañero de guerra, es un poco mariquita pero es un tío guay” fue una frase íntegramente suya. O la letra del rap y tantas cosas más… Otras, son frases de otros chicos que he puesto en la boca del personaje, porque se trataba de hacer un homenaje no sólo a él, si no a todos esos chicos y chocas valientes, enfermos de cáncer  que hay por tantos hospitales… Vaya me estoy enrollando mucho, me quieres hacer preguntas o sigo hablando.

Yo: No no por favor, sígueme contando cosas de Antonio, no rompamos la magia de la conversación con formalismos periodísticos.

Paco: Él fue el que me dijo “Paco méteme una novia ¿eh?” y así lo hice. En la película el personaje tenía que morir y él estaba tan lleno de vida que no me atrevía a decirle que su personaje  iba a morir, no sabía cómo. Lamentablemente no tuve que hacerlo porque, aunque se recuperó del cáncer, a su vuelta a Canarias, cogió una simple enfermedad que tu o yo superaríamos sin problemas pero que él, en sus circunstancias,  no pudo superar.

Yo: Y se fue…

Paco: Si… Por eso hay tanto de él en Maktub. Si recuerdas hay imágenes al final de la película grabadas con él mismo en la habitación del hospital.

Yo: Si son impresionantes y sobrecogedoras. Verle con tanta alegría, a pesar de lo duro de la situación, la vida en un hospital debe ser terrible…

Paco: Si es dura pero, aunque parezca increíble, en los hospitales hay una gran hermandad. Entre los padres, los niños pacientes, los voluntarios… En ese derroche de cariño es donde yo he podido ver mejor a Dios que en ningún sitio, es algo difícil de describir, para mí sólo hay una palabra es Maktub. Maktub es un término árabe que significa “estaba escrito” y creo que recoge muy bien lo que quiero transmitir en la película. Es algo que nos trasciende, que está por encima de nosotros, es ese amor …

Cuando intentaba transmitir  al grupo de artistas esta inquietud mía, me miraban con cara extrañada, como si estuviera  loco. Entonces les dije que si no me creían a mí, creerían a Antonio. Les aseguré que Antonio nos regalaría un arco iris… Bien, pues el primer día de rodaje vimos, no uno, sino siete arco iris. Alguno de ellos sale en la película porque me puse a grabarlos como un loco… los actores alucinaban.

Yo: Grandísimo el elenco de actores por cierto Diego Pereti, Aitana Sánchez Gijón, Amparo Baró, Rosa María Sardá…. En la película se transmite todo tu amor por los niños enfermos de cáncer, y tu implicación con Fundación Aladina para niños enfermos de cáncer, lo evidencia todavía más ¿Se han implicado ellos en la causa? ¿Ha habido para el equipo artístico un antes y un después de la película?

Paco: Bueno cualquiera con un mínimo de sensibilidad se siente implicado con la causa, porque el tema toca a todo el mundo. Pero ten en cuenta que el mundo de los niños enfermos de cáncer es sumamente duro. Yo he vivido momentos terribles. Tengo amigos, hasta mi propia hermana, que me apoyan, pero que no pueden implicarse personalmente y lo hacen de otras maneras

Yo: ¿Por ejemplo?

Paco: Por ejemplo El primer medio millón de euros que recaudemos con la película se va a destinar para un ala de trasplantes del Hospital del Niño Jesús. Los trasplantes pueden salvar muchas vidas, son muy importantes para la lucha contra el cáncer. Vamos a montar un ala super avanzada en tecnología y medios.

Yo: Enhorabuena por la iniciativa te apoyaremos todo lo que podamos no lo dudes…

Paco: Sí por favor, cualquier acción que se haga con la película nos va ayudar, nos estamos moviendo mucho en facebook haciendo campañas virales de participación ciudadana.

Yo: Maravilloso Paco… Oye me llama poderosamente  la atención una cosa. Estás hablando  todo el tiempo sobre que el tema del amor pero, además, la película se enfrenta con valentía al tema del valor sanador del sufrimiento. Defender algo así en estos tiempos que corren es de una enorme audacia. Parece que amor y dolor en esta sociedad actual no “casan”

Paco: Es el misterio del sufrimiento. Es difícil de entenderlo. Mira es como cuando uno va en un ascensor en el que hay mucha gente y de pronto entra alguien más. No te puedes mover, pero hay movimiento. Con el sufrimiento pasa igual. Hay muchos cambios alrededor del dolor, pero ese mismo sufrimiento también pone las cosas en su sitio. Cuando alguien muere en un hospital acompañado por el amor de quién le quiere bien, uno descubre que hay algo más importante, algo que está por encima de él mismo.

Existe un libro “El Jesús que nunca conocí” de Philip Yancey. En él, el autor repasa, entre otros muchos capítulos de la vida de Jesus, el de las tentaciones del desierto y cómo, Jesús sale reforzado cuando le dice al diablo que existe algo más fuerte que vivir sano y sin problemas, que es el amor. Desde esta perspectiva es desde la única que se puede entender el sufrimiento de un niño con cáncer.

Yo: Claro pero eso lo dices tu que tienes fe. ¿Pero y los padres de los niños a qué tabla de salvación se agarran para enfrentarse a algo tan duro?

Paco: La familia en el hospital es lo más importante. El sufrimiento de los padres es el mismo, pero el hecho de no sentirse solos les ayuda. El acompañamiento es primordial. Hay padres que lo llevan bien, son ejemplo, ¿ves?, otra una vez el misterio del dolor…

Yo: ¿Y los niños?

Paco: Son increíbles. Tienen esa capacidad de llevarlo con normalidad y mucho optimismo. A diferencia de los padres, viven el día a día, y lo viven con una sonrisa…

Yo: Parece un milagro…

Paco: La vida está llena de milagros Eva. Mira te voy a contar una cosa que me pasó. Hace unos meses tuve que viajar a Nueva York. En el hall de hotel donde me hospedaba, entablé una conversación con un señor español muy simpático que me dijo que era de Valencia. Le conté sobre la película y sobre una llamada que acababa de recibir de un hospital de Valencia en el que íbamos a empezar a trabajar. Aquel señor no daba crédito a lo que estaba oyendo. Resultó ser un científico cuya hermana era una de las responsables de ese mismo hospital… La misma mañana que me llamaron para contarme la noticia, en medio de Nueva York, este señor y yo nos encontramos. Esto no fue fruto de la casualidad, fue “maktub” , estaba escrito… la Providencia de Dios que actúa.

Yo: ¿Y tú? ¿Cómo puedes enfrentarte tú a todo el dolor?

Paco: Gracias A Dios… Mira,  a mi Dios… Él me ha puesta en las trincheras, aunque no tengo educación religiosa… Es cierto que hemos perdido mucha imagen. Da vergüenza decir que eres creyente y que quieres ser cool. Yo solo quiero decir que hay un Dios que es todo Amor

 Yo: Qué valiente Paco. Yo soy católica…

(se lo digo como en confidencia)

Paco: Y yo

(Paco y yo nos reímos, confraternizamos todavía más)

Yo: … Y también soy actriz, y cada vez que digo cosas así en el mundo del artisteo, me cierro puertas. ¿No tienes miedo de decirlo?

Paco: En absoluto. Hay que cambiar el chip. A veces no hacemos bien las cosas a la hora de comunicar, pero mira lo que ha pasado este verano en Madrid y de todo lo que hemos sido capaces…

Yo: Si pero yo he perdido trabajos por decirlo.

Paco: Es difícil decir que uno es creyente hoy en día, una pena. En mis conversaciones con los padres, cuando ocurre una desgracia y les digo que Dios no quiere el mal para sus hijos siempre he pensado que algún día me van a tumbar. Pero esa es mi labor Eva. Yo tengo fe, yo he visto milagritos a mi izquierda y a mi derecha, no puedo callarme…

Yo: ¿Por qué motivo empezaste con la fundación Aladina?

Paco: Tenía un amigo cura y le dije que quería mojarme de verdad, no sólo dar mi tiempo, si no entregarme a fondo. Me llevó a Asion, una asociación de padres con niños enfermos de cáncer. Empecé yendo de voluntario una vez a la semana. Luego dos y al final todos los días. La primera vez que se me murió un niño fue la verdadera prueba. En vez de ahuyentarme, me hizo unirme todavía más a la causa. Estuve 13 años trabajando con ellos, pero llevo 7 con mi propia Fundación.

Yo: ¿Cuál es vuestro trabajo en Fundación Aladina?

Paco: Mejorar la vida de esto chicos durante su enfermedad  y hacer su estancia de larga duración más llevadera. Tenemos las llamadas “Sala de adolescentes” con internet, consolas, pc, vemos películas hacemos talleres y todo ello alejados de médicos y padres. Sólo adolescentes y voluntarios para divertirse, olvidar y relajarse … Tenemos un voluntariado maravilloso que se hacen amigos de ellos… No es que esté en contra de  los payasos en los hospitales, pero cuando estos niños se encuentran mal no necesitan un payaso, si no un amigo que les sostenga. Además tenemos un acuerdo con el campamento iniciado por Paul Newman Barretstown. Cada verano van 600 niños de los nuestros gratis a pasar 10 día a un castillo en Irlanda. Son 10 días que suponen una experiencia que les devuelve el espíritu de lucha)

Yo: Millones de gracias por todo Paco por la Fundación Aladina y por la película.

Paco: No a mí no. Esta película no la he hecho yo; la han hecho Dios y los niños. Yo simplemente soy el arquitecto.

Comentarios