26 noviembre, 2012

Series TV: Pulseras Rojas

Series TV: Pulseras Rojas

Pulseras rojas

Existe un grupo de guionistas españoles (David Planell, Gustavo Ron), que están rompiendo moldes en nuestro cine a la hora de plantear historias que no se quedan en la superficie, sino que tratan a los personajes con cierta profundidad. Albert Espinosa (Cuarta planta) es el ejemplo más llamativo de sensibilidad, formando tándem  con el cineasta Pau Freixas con el que ya colaboró como guionista de Héroes (2010)

Esta pareja ha vuelto ha triunfar con la serie, Pulseras rojas, que tan buenos resultados de audiencia ha obtenido en Antena 3 (ya se está preparando la siguiente temporada). Este producto televisivo está basado en el libro: El mundo amarillo, donde se cuentan las vivencias del propio Espinosa, enfermo de cáncer, en un hospital de Cataluña en el que queda patente la humanidad de los médicos.

Pau Freixas y Albert Espinosa han demostrado que se puede contar una historia, dirigida a un público adolescente, sin caer en el materialismo o el hedonismo dominante en la televisión como ocurría con Física y química. Vemos como los personajes afrontan esta dura enfermedad sin perder la esperanza, mostrando muchas ganas de vivir y creando una pandilla a la que le unen fuertes vínculos  de amistad. La trama amorosa es la propia de la edad. La inocencia es la palabra para definir estas relaciones, una realidad habitual en los chicos y chicas de hace algunos años, aunque el panorama ha cambiado en los últimos porque los muchachos de ahora tienen experiencias de adultos sin la madurez suficiente como para asimilarlas como todos nuestros lectores sabrán.

Una de las virtudes de Pulseras rojas es el modo en el que sus personajes afrontan el duelo de un ser querido, pues pasan por todas sus etapas. Se percibe un alto grado de documentación con respecto a ese tema y no está tratado con frivolidad. Los padres de esto chicos no están muy presentes en la historia (sólo en momentos decisivos), es el único detalle del que se quejan los que vivieron esa historia en la realidad, pues la mayoría de ellos los acompañaron en todo momento

La religiosidad de ellos no está especialmente expresada, pero si se preguntan por el sentido de la vida y creen en la otra vida, expresado a través del realismo mágico. Tras el fallecimiento de uno de ellos, todos deciden vivir y repartirse un 20% de los sueños que hubiese querido realizar, lo que recuerda a esa película de Jack Nicholson y Morgan Freeman, que se llamaba Ahora o nunca (2007), sirviendo esta idea para supera el trance, gracias al consejo de un adulto del hospital, que actúa como el padre de uno de ellos que nunca estuvo presente.

Finalmente, nos parece muy adecuado el título de uno de los capítulos que se titula:”Las pérdidas pueden ser ganancias“, pues sirve para explicar, para darse cuenta de que, a veces, es bueno que nos salgan mal las cosas o pasemos por una crisis para valorar los episodios más felices de nuestras vidas. 

Víctor Alvarado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies