Miamor perdido

  • Rating

Ficha técnica

Título original
Miamor perdido
Director
Emilio Martínez Lázaro
Géneros
Comedia, Romance
Resumen
Mario y Olivia se enamoran locamente. Una tarde, planteándose que toda relación se acaba, terminan rompiendo. Durante la gran bronca, Miamor, el gato callejero adoptado por ambos y que sólo atiende si le hablan en valenciano, se escapa y desaparece, como el amor que los unía. Durante un tiempo Olivia dará por muerto al amor y al minino, mientras Mario lo mantiene con vida a escondidas. Como el gato de Schrödinger, el amor entre los dos permanece vivo y muerto al mismo tiempo hasta que, un buen día en el que parece haber resucitado definitivamente, Olivia se siente víctima de un engaño y decide declararle a Mario la guerra, una en la que, como en el amor que aún respira, todo puede valer.
País
Duración
Fecha de lanzamiento
14 diciembre 2018
Actores
Dani Rovira, Michelle Jenner, Antonio Resines, Antonio Dechent, Vito Sanz, Pablo Carbonell, Maite Sandoval

Crítica

Público Recomendado: Jóvenes y Adultos

El pasado 14 de diciembre los cines españoles recibían el último trabajo del especialista en la comedia, Emilio Martínez-Lázaro,

Miamor perdido, burda propuesta fílmica sobre las relaciones de pareja, que distribuye Sony.

La historia sigue los pasos de Mario (Dani Rovira) y Olivia (Michelle Jenner), quienes se enamoran locamente. Una tarde, planteándose que toda relación se acaba, terminan rompiendo. Durante la gran bronca, Miamor, el gato callejero adoptado por ambos y que sólo atiende si le hablan en valenciano, se escapa y desaparece, como el amor que los unía. Durante un tiempo Olivia dará por muerto al amor y al minino, mientras Mario lo mantiene con vida a escondidas.

Como el experimento del gato de Schrödinger o paradoja de Schrödinger, el amor entre los dos permanece vivo y muerto al mismo tiempo hasta que, un buen día en el que parece haber resucitado definitivamente, Olivia se siente víctima de un engaño y decide declararle a Mario la guerra, una en la que, como en el amor que aún respira, todo puede valer.

De nuevo el cine español muestra su lado más visceral a través de la comedia de trazos gruesos -por no utilizar un lenguaje menos políticamente correcto-, estilo al que por cierto ya nos tiene acostumbrados el director, Emilio Martínez-Lázaro, responsable de las dos aventuras sobre los Ocho apellidos y otros trabajos sobre los lados de la cama… Este esperpento, trufado de sal gorda, ordinario, con desnudos… no puede ni debe considerarse digno representante del séptimo arte.

A pesar de narrar la típica historia sentimentaloide entre treinteañeros, vista cientos de veces en el cine, y de su cursilería argumental -en la que ha participado Clara, la hija de Martínez-Lázaro, ciertamente el realizador de 73 años consigue sacarle partido a la química entre sus actores principales, con destellos de algún secundario. La cinta también tiene a su favor un arranque bueno, una puesta en escena correcta y un tempo que presagiaba “algo” de chicha, no digamos, alma, en la película. Pero es pedir demasiado.

El caso es que el ritmo funciona a trompicones y la historia da de sí… lo que da de sí. O dicho de otro modo: Miamor perdido no se toma en serio a sí misma. No quiero decir que como cine de ocio y diversión y evasión no funcione. Simplemente Martínez-Lázaro ha hecho una propuesta de comedia ligera, basta y fofa, que dejará satisfechas las expectativas de ese público que consume cine de comedia y que acepta sin mayores problemas el humor negro.

No obstante, quiero alertarles sobre este tipo de comedia, porque a pesar de la sinceridad con que muestra sus cartas Martínez-Lázaro, Miamor perdido es de esas que perjudican seriamente la salud. Salvo que les gusten que les tomen el pelo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies