En tercera persona

La vida puede cambiar al pasar de página.

  • Rating

Movie Details

Título original
Third Person
Director
Paul Haggis
Géneros
Drama, Romance
Sinopsis
Tres historias de amor tienen lugar simultáneamente en tres ciudades: Nueva York, París y Roma. Un escritor neoyorquino (Liam Neeson), que acaba de separarse de su esposa y se encuentra en París, mantiene una relación más bien problemática con su amante (Olivia Wilde). Una madre neoyorquina (Mila Kunis) niega tajantemente ser la responsable de un accidente que casi le cuesta la vida a su hijo. El padre del niño (James Franco) intenta que culpen a su mujer de negligencia para conseguir la custodia. En Roma, un empresario estadounidense (Adrien Brody), se enamora hasta tal punto de una gitana (Moran Atias) que participa en la liberación de la hija de su amante, a la que ha secuestrado un mafioso.
País
 Bélgica,   Alemania,   Reino Unido,   United States of America
Duración
2 h 17 min
Estreno
9 septiembre 2013
Certificación oficial
R
Reparto
Liam Neeson, Mila Kunis, James Franco, Olivia Wilde, Adrien Brody, Maria Bello, Kim Basinger, Moran Atias, Katy Louise Saunders, Loan Chabanol, Riccardo Scamarcio, Daniela Virgilio, Vinicio Marchioni, Vincent Riotta, Caroline Goodall, Bob Messini, Ilaria Genatiempo, Emanuela Postacchini

Crítica:

Público recomendado: Adultos

En 2006, Paul Haggis se convirtió en el primer guionista capaz de presumir de haber escrito consecutivamente los guiones de las reconocidas como mejores películas por la academia de Hollywood, Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004) y Crash, dirigida por el propio Haggis en 2005. Además, también recibió el Oscar al mejor guion adaptado por la primera y mejor guion original por la segunda.

Después del éxito y el reconocimiento recibido por Crash, Haggis ha sido guionista de numerosas cintas (Banderas de nuestros padres, Cartas desde Iwo Jima, 007: Quantum of Solace…) y ha ejercido como guionista y director de la notable En el valle de Elah (2007) y Los próximos tres días (2010). Ahora regresa con En tercera persona, que como Crash, ofrece tres historias distintas y aparentemente independientes que acaban convergiendo al final en una global. Así, el protagonista de esta propuesta es Michael (Liam Neeson), un escritor ganador del premio Pulitzer en crisis creativa, que ha dejados a su esposa Elaine (Kim Basinger) y mantiene una aventura con Anna (Olivia Wilde), una mujer mucho más joven, en París. Paralelamente, Scott (Adrien Brody) es un hombre de negocios norteamericano en Roma que se inmiscuye en el rescate de la hija de Mónica (Moran Atias), una gitana con problemas con la mafia. Julia (Mila Kunis), es una ex actriz de culebrones divorciada que perdió la custodia de su hijo pequeño a causa de un desafortunado accidente y que intenta reconstruir su vida a la vez que se enfrenta a su ex marido Rick (James Franco) para poder ver a su pequeño.

La cuestión de fondo y los conflictos de las tres historias tienen que ver con la confianza y la lealtad entre las personas. Michael engañaba a Elaine desde hacía tiempo y su infidelidad tuvo consecuencias nefastas para su familia. Anna y Michael tienen una relación tormentosa, que éste utiliza como tema de su novela sin el permiso de la interesada. Anna no soporta ser sólo la amante de Michael y cuando se frustra buscas consuelo en otro hombre también mayor. Monika y Scott descubren motivos el uno en el otro para desconfiar. Y Rick ya no puede confiar en Julia y desea impedirle ver a su hijo.

Los dramas que vive cada personaje están claros y se vuelven todos intrigantes más o menos al mismo tiempo, pero el ritmo de la película es demasiado monótono y el clímax de todas ellas se retrasa demasiado. Por otra parte, los personajes resultan demasiado egoístas e incluso absurdos en sus actuaciones, apenas se encuentran ápices de valores redentores en ellos.  Para cuando llega el acto final en el que la relación entre todos ellos se desvela, el problema es que ya se ha perdido todo interés en los que les sucede y, a diferencia del final de Crash, dicha resolución resulta decepcionante. Por otra parte, es preciso estar muy atento al principio y al final de la película (o verla varias veces), porque es cuando se aporta la novelera explicación al descalabro de obra que Haggis, en consonancia con su alter ego –Michael- en la película, ha presentado en unos eternos 137 minutos.

 

 

 

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad