The Sparks Brothers

50 años. 25 álbumes. 345 canciones. Genio ilimitado

  • Rating

Movie Details

Título original
The Sparks Brothers
Director
Edgar Wright
Géneros
Documental, Música
Sinopsis
Sparks es la banda favorita de tu banda favorita, y pronto será también la tuya. Lo sepas o no, Sparks ha tenido algo que ver en algo que te encanta. Ellos han formado parte de prácticamente toda forma artística de los últimos 50 años. Hijos de la década de los años 60, Ron y Russell son dos hermanos de Los Ángeles que se alimentaban a base de palomitas de maíz y música pop hasta que el fulgor de los espectáculos musicales iluminaron un camino que ha dado como fruto 25 álbumes de estudio.
País
 Reino Unido,   United States of America
Duración
2 h 15 min
Estreno
18 junio 2021
Certificación oficial
R
Reparto
Ron Mael, Russell Mael, Beck, Gary Stewart, Mike Berns, Jane Wiedlin, Sal Maida, Christi Haydon, Dean Menta, Harley Feinstein, Tony Visconti, Mike Myers, Fred Armisen, Tammy Glover, John Hewlett, Giorgio Moroder, 'Weird Al' Yankovic, Muff Winwood, Nick Rhodes, John Taylor, Todd Rundgren, Flea, Hilly Michaels, Jason Schwartzman, Jonathan Ross, Amy Sherman-Palladino, Mark Crowther, Vera Hegarty, Neil Gaiman, Stephen Morris, Gillian Gilbert, Katie Puckrik, Patton Oswalt, Steve Jones, James Lowe, Bernard Butler, Scott Aukerman, David Kendrick, Stevie Nistor, Chris Difford, Martyn Ware, Alex Kapranos, Paul Morley, Julia Marcus, Pamela Des Barres, Roddy Bottum, Les Bohem, April Richardson, Lance Robertson, Jack Antonoff, John Congleton, Earle Mankey, Larry DuPont, Patricia Lowe, Vince Clarke, Andy Bell, Björk, Mark Gatiss, Richard Coble, Nick Heyward, Ian Hampton, Thurston Moore, Peter Knego, Michael Silverblatt, Adam Buxton, Tosh Berman, Edgar Wright, Rusty Egan, Jake Fogelnest, Dave Weigel, Madeline Bocchiaro, Sue Harris, Ben House, Evan Weiss, Alex Casnoff, Patrick Kelly, Eli Pearl, Daniel Palladino, Simon Pegg, Nick Frost, Leos Carax, Adam Driver

Crítica

Público recomendado: +16

Cuando en medio de una conversación sale un nombre que no nos suena, nos da corte preguntar ¿quién es ese?, porque nos podemos llevar el chasco de recibir la contestación airada e inmisericorde de quien se siente superior por unos momentos: ¡¡¡¿No sabes quién es?!!!!

Desde luego que esto no nos va a pasar con los Sparks Brothers. Podemos preguntarlo sin miedo en cualquier conversación ¿quiénes son los Sparks Brothers para que se haga este documental? Pues en España no los conoce ni perri, empecemos por ahí; pero el documental lo ha debido hacer un guionista discípulo de Descartes, por ser tan racional de ponerse en nuestro lugar y decir en voz alta lo que todos pensamos: ¿quién demonios son los Sparks Brothers? Una vez que reconocemos que en España no los conoce ni el tato, vemos que, en cambio, en los USA y en Inglaterra…, pues tampoco mucho, porque el documental necesita empezar con esta pregunta retórica. Ahora, bien, hay mucha, mucha historia que contar sobre los Sparks Brothers, de modo que los fans de las películas y documentales musicales tienen materia para disfrutar.

Se trata de una banda de… ¿rock, glam, pop, electrónica…?, ¿o todo junto?, o todo junto y mucho más? formada por dos hermanos: Ron y Russell Mael, siempre con músicos acompañantes que van y vienen, pero ellos permanecen, nunca quietos, nunca abusando de recetas o fórmulas, siempre avanzando o fracasando, pero con la sensibilidad a flor de piel para seguir escribiendo y creando. 25 álbumes de estudio es algo que pueden reclamar para sí muy pocas de las bandas, y casi ninguna de las consideradas entre las más grandes de todos los tiempos (salvo los Rolling). De modo que empezamos a saber que ya es una banda de mucha trayectoria. En cuanto a estilo, podemos afirmar que sus canciones son buenas, con estructura reconocible y no son tomadores de pelo. Existe una ralea de artistas, por llamarlos de algún modo, de cuya música nadie es capaz de recordar ni tres compases, que trata de aprovechar su fracaso comercial como si fuera una superioridad artística de tal magnitud que el común de los mortales no puede apreciar. No es el caso de los Sparks: si su estilo ha variado, y han estado en la electrónica desde finales de los 70, si no han seguido fórmulas, lo que sí han hecho es canciones buenas letras inteligentes, combinar el humor, la ironía, la melancolía, la soledad, etc, es decir, han metido en sus letras toda la verdad sobre el ser humano que han podido. A partir de su posicionamiento, no se han dejado hundir por los vaivenes de su éxito o de su fracaso, han seguido siempre adelante, renovando una y otra vez su estilo, buscando siempre, y trabajando sin descanso.

El documental sigue la estela de la combinación de entrevista, imagen de archivo y animaciones que agilizan la narrativa e imprimen ritmo. Si se hacen largas sus más de dos horas es por su afán de recorrer la creación de cada álbum y no dejar vacíos en su historia. Sparks tuvo sus momentos de gloria a principios de los años 70, y muchos, muchos altibajos. Tras varios intentos frustrados de componer para cine, recientemente se ha estrenado Annette, del francés Leos Carax, con música interesante, rica y compleja de los Sparks Brothers. El documental deja constancia de la extraordinaria capacidad de trabajo de ambos hermanos, y del respeto, no solo entre ellos, sino del respeto que han sabido ganarse entre varias generaciones de músicos y del respeto con el que se puede adoptar una actitud rebelde como músicos y como artistas: rebeldía que no significa acomodación a unas supuestas normas transgresoras que se reducen básicamente al mal gusto; sino una rebeldía de seguir el propio camino asumiendo las consecuencias que pueda tener en términos de reconocimiento público y consiguiente compensación económica. Tipos interesantes estos hermanos, currantes como pocos después de cincuenta años haciendo música.

Al final, tipos de documentales sobre música, tenemos muchos. Están los que sirven para hacer caja: un artista o grupo en el cénit de su fama, saca un documental con unas cuantas imágenes, unas pocas entrevistas… y sea el documental bueno o no, es alimento para los fans y caja para productores y artistas. Están los documentales póstumos de superestrellas: Marley, Whitney, Amy, Janis, Camarón. Flamenco y revolución etc.; los documentales casi póstumos, cuando se habla de artistas vivos cuyo momento de gloria ya murió (Oasis Supersonic), y están los documentales como este The Sparks Brothers, que entran en la tradición de los documentales de alguien que fue algo en el mundo de la música y que merece la pena ser recordado. Son historias que merece la pena no perderse porque son pequeñas odiseas, viajes en el tiempo atravesando peligros y crisis. No es que haya que recordarlas, porque nadie las conoce, lo que viene bien es contarlas, para que sean conocidas. Este género de documentales es especialmente simpático, en sus anaqueles tenemos títulos tan necesarios como el oscarizado Searching for Sugar Man, o Anvil: el sueño de una banda de rock, y muchos otros. Al final, más que una historia de éxito, es una historia de tenacidad, constancia y amor por el trabajo bien hecho, aunque en este caso, el trabajo sea un arte.

Tráiler

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad