Vivir sin nosotros

  • Rating

Movie Details

Título original
Are We Lost Forever
Director
David Färdmar
Géneros
Drama
Sinopsis
Una pareja joven afronta su ruptura. Para Hampus, es un alivio terminar su autodestructiva relación, mientras que Adrian está devastado. ¿Será capaz de sobrevivir sin el amor de su vida o hay alguna manera de volver con él?
País
 Suecia
Duración
1 h 44 min
Estreno
25 enero 2020
Certificación oficial
Reparto
Björn Elgerd, Jonathan Andersson, Micki Stoltt, Nemanja Stojanovic, Victor Iván, Melker Wernberg, Shirin Golchin, Michaela Thorsén, Lisbeth Johansson, Maria Hedborg

Crítica

Público recomendado +18

El joven Hampus decide romper una relación que le resulta tóxica. Sin embargo, para Adrián, su pareja, un taciturno fotógrafo treintañero, la separación supone un trauma que le deja profundamente desolado y parece imposible que pueda recobrar su vida.

Su unión había sido tan absorbente que ambos habían dejado fundir su personalidad propia hasta convertirse en lo que ellos llamaban un “nosotros”. Pero no en un “nosotros” fruto de la relación sana y respetuosa de dos personas que se aman de verdad, generosamente, buscando cada uno el bien del otro. Era el producto de la despersonalización de ambos al disolverse el uno en el otro. Por eso ya no eran felices ni se divertían juntos.

En su afán de posesión, Adrián quería tener absoluto control sobre Hampus y moldearlo según sus propios deseos y expectativas. Este, aunque sigue queriendo a Adrián, siente que le falta oxígeno, que esa relación lo está anulando y decide abandonar su vida en común.

La película promete al principio. Parece querer ser una crónica del tema universal de cómo afrontar una ruptura de pareja. Resulta sugerente la idea de cómo asumir el dolor de un final, deconstruirse a sí mismo desligándose de ese “nosotros” atenazante y tener el coraje de emprender otra vida y empezar otras historias. Pero todo se queda en una promesa frustrada. La trama deriva pronto en una historia superficial y lacrimógena.

Sin duda, hubiera sido muy interesante mostrar cómo, bajo la capa de un “amor” apasionado, puede ocultarse un afán posesivo altamente destructivo. Pero, lejos de profundizar en el personaje de Adrián, en su complejidad y su ambivalencia, la línea argumental se desvía hacia un melodrama folletinesco empalagoso y terriblemente aburrido. Y rasgos que podrían ser acertados –la mitad de la cama reclamada por Hampus como símbolo del estado en que ha quedado Adrián, quebrado e incompleto– quedan diluidos en una narración superficial y monótona.

El actor Björn Elgerd encarna bien a un Adrián neurótico, torturado y torturador, pero su trabajo no consigue revitalizar al personaje. David Färdmar ha elegido para su primer largometraje una historia en el marco de la homosexualidad, a la que dota, además, de una serie de escenas de sexo explícito, que hace que la película, además de aburrida sea desagradable.

Filme insulso, aburrido y prescindible.

Tráiler

Comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad